Muerte de activista en protestas cuesta el puesto a un ministro y al jefe de Policía de Paraguay
Share this on

Muerte de activista en protestas cuesta el puesto a un ministro y al jefe de Policía de Paraguay

El ministro del Interior de Paraguay, Miguel Tadeo Rojas, y el Comandante Nacional de la Policía, Críspulo Sotelo, fueron apartados de sus cargos en las últimas horas. El hecho responde al accionar de las autoridades, durante las protestas por la reelección presidencial, que dejó como resultado la muerte del dirigente político Rodrigo Quintana. El joven de 25 años pertenecía al principal movimiento opositor, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

El presidente Horacio Cartes decidió apartar de sus funciones a Tadeo y Sotelo luego de que se difundió un vídeo que muestra como el militante fue acribillado por un miembro del escuadrón de antidisturbios. El viceministro de Seguridad Interna, Lorenzo Lezcano y el subcomandante de la Policía, Luis Carlos Rojas asumirán los cargos de los funcionarios salientes.

Antes de presentar su renuncia, el entonces ministro del Interior realizó una conferencia de prensa en la que dio a conocer la identidad del responsable de la muerte de Quintana. Se trata del agente Gustavo Florentín quien le había ordenado ponerse boca abajo para después poner un pie sobre su espalda y ejecutarlo. El fallecido se encontraba junto a otros militantes, cuando fueron sorprendidos por un grupo de uniformados encapuchados y fuertemente armados. Algunos de los integrantes del PLRA lograron escapar y otros resultaron con heridas.

Las revueltas también dejaron como saldo más de 30 heridos y al menos 2.000 detenidos. Los hechos sucedieron luego de que los manifestantes incendiaron las instalaciones del Congreso como muestra de su rechazo ante el acto inconstitucional en el que incurrió el senador del Partido Colorado, Julio Cesar Velázquez cuando, con el respaldo de 25 senadores oficialistas, tomó el control de la Cámara Alta para impulsar la reforma que habilita la reelección presidencial.

Por la profunda crisis de seguridad que vive Paraguay, la Iglesia hizo un llamado a la paz y el presidente Cartes convocó al diálogo a los diferentes partidos políticos del país para preservar “la democracia”. El diario última Hora difundió las declaraciones que hizo el mandatario a través de un audio grabado. Allí, Cartes apuntó: “Estoy convencido que los políticos estamos en deuda con la ciudadanía en la búsqueda de un consenso creativo y patriótico para superar nuestros históricos problemas y construir la paz”.

Sin embargo según el medio el mandatario no hizo referencia a su reelección presidencial que en definitiva fue el disparador de las protestas. Los grupos opositores sostienen que el senador Velázquez y los grupos simpatizantes realizaron la maniobra para asegurarse la continuidad de Cartes en la administración del Paraguay.

La reforma constitucional ahora mismo se encuentra en manos de la Cámara de Diputados, integrada en su mayoría por funcionarios que responden al oficialismo. Mientras dure la mesa de diálogo, el jefe de Estado sostuvo que no se discutirá la medida política impuesta. En paralelo, los grupos opositores se mantienen alerta y ya adelantan una campaña para evitar la continuación del actual presidente.

Urgente 24 informó que hay un grupo de manifestantes apostados en las inmediaciones del Congreso con la intención de recolectar más de 350 mil firmas para revertir la reforma constitucional.

En diálogo con ese medio, Alexandra Zena una de las organizadoras de la iniciativa denunció que si bien ” el punto clave es la enmienda, como ciudadanos también pedimos la destitución de los 25 senadores que participaron del golpe en el Parlamento”.