Las 24 horas de paro no pasaron sin disturbios en Argentina
Share this on

Las 24 horas de paro no pasaron sin disturbios en Argentina

Manifestantes se enfrentaron con la policía durante las marchas contra las medidas de austeridad del gobierno en Argentina. Se trató de la primera huelga general promovida por los sindicatos desde que el presidente Mauricio Macri asumió el cargo, hace 16 meses.

Las fuerzas de seguridad utilizaron cañones de agua de alta potencia y gases lacrimógenos para controlar a los piqueteros que habían bloqueado la autopista Panamericana, la principal desde el norte hacia la capital, Buenos Aires, donde normalmente las calles estaban medio vacías y los negocios cerrados.

Los conductores de camiones y autobuses, los maestros, los trabajadores de las fábricas, los empleados del aeropuerto y los agentes de aduanas del gobierno que dirigen el importante sector de la exportación de cereales de Argentina, suspendieron labores a medianoche y durante 24 horas.

“No hay funcionarios de aduanas aquí, por lo que hoy no habrá exportaciones ni importaciones”, dijo Guillermo Wade, titular de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPyM) de Rosario.

Macri asumió la jefatura de Estado en diciembre de 2015. Desde entonces eliminó el conocido como ‘cepo cambiario’ (control de divisas) y el comercio, recortando el gasto público incluyendo los subsidios al gas; un movimiento que hizo subir abruptamente las facturas por la calefacción en las casas.

La huelga se convocó después de que Macri acogió a cientos de potenciales inversores y funcionarios extranjeros en una reunión del Foro Económico Mundial en Buenos Aires. Bloqueando el hotel donde se celebró la reunión, los manifestantes clamaron por aumentos salariales acordes a la inflación, que fue de 40 por ciento el año pasado y se espera que sea alrededor de 20 por ciento en 2017.

“La situación es dramática”, dijo Julio Piumato, portavoz de la Confederación General del Trabajo (CGT), en una entrevista telefónica. “La riqueza se está concentrando en manos de unos pocos al mismo ritmo que la pobreza está creciendo”, dijo.

“Se necesitan medidas urgentes para crear empleo, uno de cada tres argentinos es pobre”

El paro se produjo meses antes de una elección legislativa que en octubre calibrará la fuerza de Macri de cara a una posible candidatura a la reelección en 2019. El mercado está preocupado por el regreso político de la anterior presidenta Cristina Fernández, que impulsó la intervención del gobierno en la economía durante sus ocho años en el poder.

Macri asumió el poder prometiendo una ola de inversión extranjera que ha tardado en manifestarse. Los inversionistas parecen querer comprobar si su coalición del partido Cambiemos sigue siendo la más votada en áreas muy pobladas como Buenos Aires, que será clave para las elecciones de 2019.

Macri fue elegido después de que Fernández abandonara Argentina con inflación desenfrenada, disminución de las reservas del banco central y un amplio déficit fiscal.

Con información de REUTERS.