El polémico “Cristo de lo Robado” que Odebrecht le donó a Perú
Share this on

El polémico “Cristo de lo Robado” que Odebrecht le donó a Perú

Tras la polémica por los delitos de corrupción que involucran a la empresa Odebrecht de Brasil, los habitantes de Perú le exigieron al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski que sea removido un monumento que la firma les donó en el 2011. La réplica del famoso Cristo del Corcovado de Río de Janeiro es ahora considerada una muestra de la corrupción en el Perú.

Durante la presidencia de Alan García el denominado monumento del Cristo del Pacífico, fue instalado en el cerro Solar, ubicado en el departamento de Chorrillos. En su inauguración, el entonces mandatario García aseguró que con la ayuda de varias empresas y sus propios ahorros había logrado erigir la escultura, agregando que su intención era regalarle el cristo a Lima, para que la ciudad fuera bendecida.

A partir de la revelación de los vínculos de Odebrecht con algunos exjefes de Estado, el monumento que solía ser visitado en época de semana santa, hoy día está cubierto de pintadas y leyendas con insultos dirigidos a García. Más que un símbolo de protección es considerado como una muestra de corrupción.

Para la instalación del Cristo del Pacífico se requirieron más de 800 mil dólares, de los cuales un tercio fue donado por el expresidente y el restante por la empresa Odebrecht. A raíz de las maniobras delictivas fue rebautizado por la población como el ‘Cristo de lo Robado’, y algunos piensan que no es correcto conservarlo, por lo cual se generó un debate acerca de si debe ser devuelto o destruído.

En entrevista con el programa el Cuarto Poder de Perú, García aseguró que le solicitó a Odebrecht la donación del Cristo con el propósito de homenajear a los 5 mil uniformados que fallecieron en 1881 durante la batalla de Chorrillos. Al ser consultado por los escándalos de corrupción manifestó que “hay que poner todo lo que se pueda para que se sancione a los pillos y forajidos” que están involucrados.

Algunos de los funcionarios que están siendo investigados fueron nombrados por García en su segundo mandato presidencial, del 2006 al 2011. Sin embargo, el político optó por tomar distancia y los criticó duramente. Según declaró, los empleados públicos ahora investigados no son sus “ratas” porque si “hubieran mostrado su cola, no los hubiera elegido”.

“Han demostrado ser ratas escondidas, como las buenas ratas”

Respecto al debate acerca del futuro del monumento y el nuevo nombre que le fue acuñado, expresó con indiferencia “que lo echen”, si así la sociedad lo quiere. Lo cierto es que algunos de sus entonces colaboradores como Jorge Cuba, exviceministro de comunicaciones, Edwin Luyo, exempleado del mismo despacho, y Miguel Navarro, exmiembro del Comité de licitación de la línea 1 del Metro de Lima, actualmente se encuentran con prisión preventiva acusados de haber recibido coimas por parte de Odebrecht.

La firma de Brasil pagó millonarios sobornos durante varios períodos presidenciales para ser beneficiada con cientos de obras que se encontraban en licitación. El Comercio publicó que de los 788 millones de dólares que Odebrecht le entregó a 12 países, el monto recibido por Perú rondaría los 29 millones.

Aparte de García, otros de los exmandatarios que están siendo investigados por la justicia de Perú, son Alejandro Toledo y Ollanta Humala.