Embargan planta de General Motors en Venezuela y EE.UU. anuncia medidas
Share this on

Embargan planta de General Motors en Venezuela y EE.UU. anuncia medidas

Funcionarios estadounidenses del Departamento de Estado anunciaron que se encuentran revisando el embargo de los activos de General Motors Co. por parte de autoridades venezolanas. En cabeza de su portavoz, Mark Toner, señalaron que ese país espera resolver el asunto de forma “rápida y transparente”.

GM dijo el miércoles que las autoridades venezolanas habían tomado su planta en el centro industrial de Valencia, agregando que se estaban deteniendo sus operaciones y despidiendo a unos 2.700 trabajadores debido a un “embargo judicial ilegal de sus activos”.

El mayor fabricante de autos estadounidense prometió “tomar todas las acciones legales” para defender sus derechos. La confiscación se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela, la cual ya ha afectado a muchas compañías estadounidenses.

No obstante, más que una expropiación o nacionalización como tal —tan comunes durante los gobiernos venezolanos de izquierda– el embargo es el resultado de una disputa civil con una concesionaria venezolana que data del año 2000, según informes de medios locales.

GM, líder del mercado en Venezuela por 35 años, dijo en un comunicado que además de la incautación de la planta “otros activos de la compañía, como los vehículos, han sido sacados ilegalmente de sus instalaciones”.

La producción total de automóviles en Venezuela cayó a un mínimo histórico de 2.849 automóviles en 2016; casi un 75 por ciento menos que el año anterior, según datos arrojados por el grupo de la industria automotriz de Venezuela.

En los primeros dos meses de 2017, GM no ha producido ningún vehículo, mientras que la producción total de automóviles venezolanos fue de sólo 240 unidades: un 50 por ciento más que en el mismo período del año pasado.

El New York Times informó que la planta de General Motors había estado cerrada durante las últimas seis semanas como resultado de la toma por parte de los miembros de uno de sus sindicatos.

Casi todos los vehículos construidos en Venezuela en los primeros dos meses de este año fueron montados por Toyota Motor Corp, que dijo el jueves que su planta estaba funcionando normalmente. Sin embargo, un portavoz añadió que el fabricante de automóviles estaba “produciendo sólo según los pedidos entrantes”.

La industria automovilística venezolana se ha visto afectada por la falta de materias primas derivadas de controles monetarios complejos.

A principios de 2015, Ford Motor Co canceló su inversión en Venezuela, y confirmó que no estaba produciendo vehículos en ese país.

La crisis económica de la nación sudamericana ha afectado a muchas otras compañías estadounidenses, incluyendo fabricantes de alimentos y compañías farmacéuticas. Un número creciente de estas se encuentra concluyendo sus operaciones allí.

Con información de REUTERS.