Tribunal Supremo de Venezuela reversó su intervención en el legislativo
Share this on

Tribunal Supremo de Venezuela reversó su intervención en el legislativo

El Tribunal Supremo de Venezuela revocó el sábado la toma de funciones de un Congreso liderado por la oposición, luego de que atrajo la condena internacional y múltiples protestas contra el presidente Nicolás Maduro.

“Esta controversia ha terminado”, dijo Maduro justo después de la medianoche en un comité de seguridad estatal especialmente convocado. La comisión ordenó al tribunal de primera instancia que reconsiderara el fallo que anuló la legislatura el miércoles.

El tribunal eliminó particularmente dos sentencias controvertidas según explicó su presidente, Maikel Moreno, al comparecer ante enviados extranjeros y periodistas, insistiendo en que nunca hubo intención de despojar a la Asamblea Nacional de sus poderes.

Maduro, de 54 años, que había enfrentado disidencia incluso dentro de las filas gubernamentales por la providencia de la Corte Suprema, buscó matizar el ‘reversazo’ como el logro de un estadista que resuelve un conflicto de poder.

Sus enemigos no lo dejaron pasar y criticaron fuertemente la intrascendencia que le dio al tema. “No se puede pretender simplemente normalizar la nación después de realizar un ‘golpe'”, dijo Julio Borges, líder de la legislatura.

Opositores insisten en hablar del ‘paso definitivo’ a la dictadura en Venezuela

Borges rompió públicamente las sentencias de la corte y se negó a asistir al comité de seguridad cuyos miembros incluyen a los jefes de los principales poderes. Por el contrario, dirigió una reunión frente a la Asamblea Nacional.

Después de haber tumbado la mayoría de las medidas del legislativo desde que la oposición obtuvo el control en 2015, el Tribunal Supremo dijo que estaba asumiendo el papel de la misma porque estaba en “desacato” de la ley.

Aunque decenas de disidentes han sido detenidos durante el gobierno de Maduro en cuatro años, esta fue la maniobra más explícitamente antidemocrática de su administración. Galvanizó la desmoralizada y dividida coalición opositora de Venezuela y provocó la condena internacional y la preocupación de las Naciones Unidas y la Unión Europea, así como de Estados Unidos y de muchos países vecinos.

Recrudecimiento de la crisis política venezolana causa conmoción en la región

La vuelta atrás de la Corte puede amainar las protestas, pero los oponentes de Maduro dentro y fuera del país tratarán de mantener la presión. Ahora piden que la elección presidencial del próximo año sea presentada y que se retrasen las elecciones locales, con la confianza de que el partido gobernante pierda.

Cientos de partidarios de la oposición marcharon el sábado en Caracas. La policía dispersó a algunos con gases lacrimógenos mientras los residentes golpeaban ollas y sartenes para apoyar a los manifestantes.

Un legislador de la oposición dijo que fue atacado tres veces por la policía usando gas pimienta. “Su violencia no nos detiene”, dijo Miguel Pizarro, del partido Justicia Primera.

En el oeste de San Cristóbal, un semillero de apoyo de la oposición, unas 80 personas también marcharon con silbatos y pancartas que decían “¡Abajo la dictadura!”

“La Corte Suprema está controlada por idiotas, lo que hicieron es un crimen, no hay justificación, y ahora Nicolás Maduro retrocede como un niño”, dijo la jubilada Libia Zambrano, de 77 años.

Venezuela se vuelca de manera progresiva a las calles por primera vez en el año

También el sábado, el bloque Mercosur se reunió en Argentina con la mayoría de sus miembros descontentos con Venezuela. La OEA sesionará de forma extraordinaria este lunes en Washington.