Saldo de víctimas de la avalancha en Mocoa llegó a 254
Share this on

Saldo de víctimas de la avalancha en Mocoa llegó a 254

Familias y rescatistas continuaron buscando sobrevivientes desesperadamente el domingo, a través de escombros enyesados ​​de barro, después de que inundaciones y deslizamientos de tierra ocasionaran una avalancha en la madrugada del sábado en la ciudad de Mocoa.

La misma ha matado a 254 personas, herido a cientas más y devastado vecindarios enteros de la capital del departamento suroccidental de Putumayo. Tres ríos, dos de los cuales cuyas orillas cruzaban el casco urbano y uno más que la bordeaba, se desbordaron llenando de agua, barro y escombros chocando las calles y barriendo con las casas mientras la gente dormía.

Voluntarios y bomberos encontraron 82 cuerpos río abajo, en el municipio de Villagarzón, y dijeron que muchos cadáveres aún estaban atrapados bajo los escombros. “Tuvimos que recuperarlos nosotros mismos, pensamos que encontraremos más”, dijo el alcalde de esa localidad, Jhon Ever Calderón, a la agencia Reuters. El burgomaestre dijo que la ciudad no tenía ataúdes o almacenamiento sanitario.

Muchas familias en Mocoa permanecieron despiertas durante la noche para buscar a través de los escombros, a pesar de la falta de electricidad en la ciudad. “Necesito saber dónde están, si están lesionados o dónde encontrarlos”, sollozó Maria Lilia Tisoy, de 37 años, mirando a través de los escombros a sus dos hijas, una de ellas embarazada, además de una nieta de 4 años.

“Si están muertos, por favor, que Dios me los entregue”

El presidente Juan Manuel Santos hizo una segunda visita a la zona el domingo. Dijo que los servicios de agua y energía se restaurarían lo antes posible. El mandatario culpó al cambio climático por el desastre, diciendo que Mocoa había recibido un tercio de su lluvia mensual habitual en una sola noche, haciendo que los ríos se salieran de sus cauces.

Hubo desacuerdo sobre el número de muertos durante la mayor parte del domingo, pero, a última hora de la tarde, el total del gobierno aumentó para igualar la cifra de 254 personas que registraba el ejército. Un poco más de 200 personas fueron reportados como heridos.

Funcionarios de desastres dijeron que más de 500 personas se alojaban en viviendas de emergencia y que los servicios sociales habían ayudado a 10 niños perdidos a encontrar a sus padres.

Las familias de los muertos recibirán alrededor de $6,400 dólares en ayuda y el gobierno cubrirá los costos de los hospitales y los funerales.

Incluso en Colombia, un país donde las fuertes lluvias, el paisaje montañoso y las construcciones informales se combinan para hacer de los deslizamientos de tierra eventos comunes, la escala del desastre de Mocoa es desalentadora comparada con tragedias recientes, incluyendo un deslizamiento que mató a casi 100 personas en 2015.

La peor tragedia de Colombia fue el desastre de 1985 en Armero, que mató a más de 20.000 personas, desapareciendo prácticamente por completo esa población.

Santos instó a los colombianos a tomar precauciones contra las inundaciones y las continuas lluvias. El presidente también agradeció a China y al Banco Interamericano de Desarrollo por donar 1 millón de dólares y 200.000 dólares respectivamente a los esfuerzos de socorro.

El desastre ocurrió después de que mortales inundaciones en Perú mataron a más de 100 personas y causaron daños materiales por el llamado ‘Fenómeno de El Niño costero’, cuyo coletazo podría haber influido en la tragedia de Colombia.

Con información de REUTERS.