Presunta escasez de agua en Honduras terminó dejando una alerta
Share this on

Presunta escasez de agua en Honduras terminó dejando una alerta

El Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados de Honduras (SANAA), entidad que regula y controla el servicio de suministro de agua potable para Tegucigalpa, desmintió las versiones que circularon en las que se aseguraba que la capital del país centroamericano tan solo tenía agua para un máximo de 20 días.

La noticia de la supuesta escasez de agua fue divulgada mediante un informe realizado por CNN. Según el medio estadounidense, la SANAA se mantenía en alerta debido al “bajo nivel de las dos represas que abastecen de agua potable a los pobladores de Tegucigalpa”.

“En la actualidad las represas Los Laureles y La Concepción tienen menos del 40 por ciento de su capacidad de almacenamiento. Según las mediciones, las represas solo tienen agua para los próximos 20 días”, le aseguraron a CNN “dos funcionarios que operan los embalses que pidieron no ser identificados”.

CNN argumentó que la disminución de los niveles del líquido vital en las dos represas es “producto de la deforestación y a las altas temperaturas que están afectando al país centroamericano”.

En pocos minutos la noticia se difundió y alcanzó bastante trascendencia no solo en Honduras si no en casi toda la región de Centroamérica. Tanto que de inmediato, Roberto Zablah, gerente administrativo de la alcaldía municipal y  del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados de Honduras (SANAA) tuvo que salir al paso y desmentir la información reproducida por el medio estadounidense.

“Quiero afirmar que tenemos agua en Los Laureles y en La Concepción, que suman 18.4 millones de metros cúbicos, y que nos garantiza tener el suministro hasta el mes de septiembre” aclaró el funcionario tal y como destaca La Prensa.

El mismo medio enfatizó en que actualmente la represa Los Laureles “se encuentra a 33 por ciento de su capacidad y la Concepción, de la cual se sirven más de la mitad de los capitalinos, se mantiene a 45.5”.

No obstante la situación actual es controlable, Zablah aprovechó para hacer un llamado a los consumidores con miras a crear conciencia de aprovechar el líquido vital y no desperdiciarlo sin necesidad. El agua es un elemento básico para la supervivencia de todos los seres vivos, además de ser necesaria para la conservación de la naturaleza, por lo que se debe aprovechar de la mejor manera posible.

Incluso varias propuestas han surgido desde diversos frentes para tratar el problema. Entre ellas se destaca la de un ciudadano que mediante una red social se aventuró a proponer una posible solución. “Ya es tiempo de decretar una veda forestal mínimo de 50 años y que la práctica de la quema para pequeños agricultores y grandes como los de la caña de azúcar sea prohibida por ley” aseveró Vladi Nuñez Licona en declaraciones reproducidas por el portal Libertad Digital.

Se espera que con la entrada del invierno, el próximo 15 de mayo, “los niveles de las dos represas alcancen su nivel máximo de capacidad y puedan normalizar el abastecimiento del vital líquido a la población”, cita ese mismo informativo.