La justicia argentina procesó por defraudación a la titular de las Madres de Plaza de Mayo
Share this on

La justicia argentina procesó por defraudación a la titular de las Madres de Plaza de Mayo

La justicia de Argentina procesó a la presidenta de la emblemática asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por considerar que incurrió en el delito de defraudación. La situación se dio en el marco de la causa de “Sueños Compartidos”, que investiga el desvío de fondos públicos.

El mismo dictamen recibieron los hermanos Pablo y Sergio Schoklender (exapoderados de la fundación), el exsecretario de Obras Públicas, José López, y su mano derecha, Abel Fatala. En cuanto al exministro de Planificación Julio de Vido, el juez Federal Marcelo Martínez De Giorgi le dictó falta de mérito.

El programa “Sueños Compartidos” respondía al Plan Federal de Construcción de Viviendas que implementó el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El objetivo apuntaba a las comunidades en situación de pobreza extrema y marginalidad que residen generalmente en las conocidas villas miseria o asentamientos en Argentina.

En su calidad de apoderados, los hermanos Schoklender habrían recibido 749 millones de pesos argentinos para financiar el proyecto. De esa suma, 206 millones fueron utilizados con fines ajenos a los intereses del plan de obras. El dinero facilitado por el exsecretario López habría sido girado a diferentes empresas, mutuales, personas jurídicas e inclusive a funcionarios públicos.

Como titular de la asociación Madres de Plaza de Mayo, la justicia consideró que Bonafini no podía desconocer el manejo financiero de la entidad. Por lo tanto, la procesó como partícipe necesaria de la maniobra que tiene a los Schoklender como protagonistas principales.

De acuerdo al diario Página 12, Bonafini se despachó contra el poder judicial y el actual Gobierno de Argentina tras conocerse su procesamiento: “Tenemos claro que éste es el precio que debemos pagar por haber dicho que (Mauricio) Macri era nuestro enemigo cuando todavía nadie lo pensaba”. A su vez, la presidenta de la fundación volvió a asegurar que las empresas del jefe de Estado y su entorno comercial participaron activamente en la dictadura militar que les arrebató cruelmente a sus hijos.

En entrevista con el canal TN, otro de los procesados, Sergio Schoklender, sostuvo que no tuvo participación alguna en el desvío de los 206 millones de pesos porque para ese entonces ya no oficiaba como uno de los apoderados de la asociación. Por el contrario, aseveró que tanto la titular de las Madres de Plaza de Mayo como la expresidenta Kirchner y su gabinete, estaban al tanto de todos los movimientos financieros.

En referencia al destino de los fondos públicos en cuestión, el mayor de los hermanos Schoklender sostuvo que no se trataría de 206 millones de pesos sino de 260, los cuales fueron derivados a un fideicomiso que autorizó la propia Bonafini. El ahora procesado también afirmó que las actas que avalan el funcionamiento de la fundación fueron firmadas por su presidenta, cuya signatura fue debidamente verificada.

Vale recordar que otro de los procesados, el exsecretario de Obras, se encuentra detenido en el Centro Penitenciario de Ezeiza por los delitos de  enriquecimiento ilícito y portación ilegal de armas. El funcionario fue capturado luego de que un vecino de la zona lo viera lanzando bolsos dentro de un convento. Al llegar al lugar, las autoridades pudieron constatar que López tenía en su poder cerca de nueve millones de dólares y un arma semiautomática.