Condenan por corrupción a una exnovia del presidente Evo Morales
Share this on

Condenan por corrupción a una exnovia del presidente Evo Morales

La justicia de Bolivia resolvió condenar a la empresaria y política Gabriela Zapata por el delito de corrupción. La mujer de 31 años, quien fue novia del mandatario Evo Morales, deberá pasar 10 años de prisión, los cuales viene pagando desde febrero del 2016 con prisión preventiva en la cárcel de mujeres de la ciudad de La Paz.

El Tribunal Primero de Sentencia halló culpable a Zapata de asociación ilícita, falsificación de documentos públicos, falsedad ideológica, y venta ilegítima, entre otros. La empresaria no pudo justificar ante el tribunal la procedencia de los 8,2 millones de pesos bolivianos que hacen parte de su patrimonio. En su declaración, la mujer sostuvo que los cerca de 1,2 millones de dólares que posee son fruto de las atenciones que le han hecho sus diferentes parejas sentimentales.

El diario Opinión registró que junto a Zapata fueron condenadas otras cinco personas. Se trata de la exjefa de la Unidad de Gestión Social, Cristina Choque; el chofer de la entidad, Jimmy Morales; y dos amigos de Zapata, Ricardo Alegría y Carlo Ramírez. También fue hallado culpable su abogado, Walter Zuleta quien estuvo prófugo de la justicia desde el 2016.

Todos los detenidos fueron señalados como como cómplices del entramado que le permitiría a Zapata sacar ventaja de su cargo como gerente comercial de la firma china CAMC para beneficiarla con la adjudicación de diferentes contratos públicos. La justicia estableció que la empresaria echó mano de su cercanía con Morales para enriquecerse de manera ilícita.

La empresaria también está siendo investigada por el delito de trata de blancas, luego de la denuncia que instauró el propio presidente Evo Morales. El episodio se registró luego de que Zapata sostuviera públicamente que tenía un hijo no reconocido del mandatario. La situación perjudicó la imagen de Morales y lo obligó a reconocer que si bien la mujer había estado embarazada de él, la criatura había nacido muerta. Tras el desafortunado hecho, el presidente de Bolivia optó por tomar distancia de Zapata y continuar con su vida.

Después de haber sido desmentida en público, tanto la detenida como sus familiares insistieron que el menor tenía 10 años de vida y hasta mostraron un certificado de nacimiento a nombre de Ernesto Fidel Morales.

El diario CNN informó que transcurrido el tiempo, una tía de Zapata reconoció que la versión del mandatario de Bolivia era cierta y que a ella la habían utilizado para difamar la imagen de Morales. Por el escándalo el actual presidente perdió el referéndum que le permitiría ser reelegido por cuarta vez; por lo cual no podrá presentarse para el próximo periodo del 2019.

Luego de haber sido acusado de no aceptar su paternidad, Evo Morales acudió a la y denunció a Zapata por atentar contra la integridad de un menor de edad para presentarlo como su hijo legítimo. Por el hecho hay otras 12 personas que están siendo investigadas, entre ellas Isela Chávez, quien cedió la custodia de su hijo para ser utilizado como parte del montaje.