Contaminación del agua amenaza las playas turísticas de Brasil
Share this on

Contaminación del agua amenaza las playas turísticas de Brasil

La contaminación ambiental afecta a las playas paradisíacas de Brasil. Ahora mismo el 60 por ciento de las mismas no estarían habilitadas para el público. Se estima que 3 de cada 10 playas manejan un nivel de residuos que podrían poner en riesgo la salud de las personas, afectando de paso la demanda turística en el país.

Lo preocupante para los que eligen viajar a Brasil y disfrutar de su mar, es que ya no lo podrán hacer con la misma libertad si se tiene en cuenta que algunos balnearios famosos, como los que se encuentran en Ipanema y Canasvieiras en Florianópolis, se encuentran dentro del listado de los que presentan cierto grado de contaminación en el agua.

El diario Folha de San Pablo divulgó un informe realizado por el Instituto Estadual de Medio Ambiente. De acuerdo a las cifras publicadas, el 58 por ciento de las playas presentó un mal estado, de las cuales una mitad registró una condición pésima y la otra arrojó un cuadro regular. Resultados que no son favorables para el público.

En cuanto al 42 por ciento restante vale decir que de acuerdo al informe, las playas presentaron una “balneabilidad óptima”. Folha consultó con algunos expertos sobre las consecuencias que puede traer para la salud de las personas el uso de estas playas, y como resultado halló que algunas de las complicaciones podrían comprometer el aparato gastrointestinal o generar reacciones de carácter dermatológico en las personas.

La mayor cantidad de balnearios aptos para ser utilizados se hallan en zonas poco turísticas como los estados de Paraná y Río Grande do Sul. Al contrario, entre las más afectadas se encuentran las de Río de Janeiro, que por lo general son las más frecuentadas por la espectacular vista que tienen de la famosa cumbre del Pan de Azúcar, ubicado en la bahía de Guanabara.

En información del diario Clarín de Argentina, esa situación puede estar relacionada con el desagüe de los canales Visconde de Alburquerque y Jardim de Ala. Por supuesto otro de los factores pasa por el mal uso de los residuos industriales.

Ante semejante revelación, el diario Notimérica dio a conocer que ‘el piscinao’ volvió a ser furor en Brasil. Se trata de un estanque construido en el 2001 cuya capacidad alberga los 30 millones de litros de agua. Sin las mismas excentricidades de las famosas playas , esta exótica laguna de mar artificial es la primera opción para aquellos que quieren disfrutar sin gastar de más, ventajas que hasta los propios turistas se animan a aprovechar.

‘El piscinao’ está ubicado en las inmediaciones del aeropuerto de Río de Janeiro, y su tamaño es similar al de tres canchas de fútbol. Otro de sus atractivos es la profundidad moderada con la que fue hecho, lo cual permite que tanto grandes como chicos puedan bañarse sin ningún tipo de preocupación.

Vale recordar que el estudio del agua en las playas fue dado a conocer en medio de la crisis de fiebre amarilla que vive esa nación. En lo que va corrido del año el brote ya se cobró la vida de 80 personas y se han registrado un promedio de mil casos. La mayoría de los episodios se gestaron en provincia de Minas Gerais al sudeste del país.