México gana la ‘batalla del atún’ y sancionaría comercialmente a Estados Unidos
Share this on

México gana la ‘batalla del atún’ y sancionaría comercialmente a Estados Unidos

Más de ocho años tuvieron que transcurrir para que la ‘batalla del atún’, entre los Estados Unidos y México llegara a su fin. Luego de una ardua disputa que se inició con la queja interpuesta por el gobierno mexicano en el 2008 ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), el gobierno mexicano por fin podrá tomar represalias respecto a los productos importados desde suelo estadounidense.

El pleito comenzó por la discriminación que ha sufrido el atún mexicano que se distribuye en los Estados Unidos por parte del gobierno de ese país. Esto debido a que al producto importado desde México no se ha etiquetado con el sello de “Dolphin Safe”, pese a cumplir con todas normativas y requisitos.

“Dolphin Safe” hace referencia a que durante la pesca del atún en mención, los delfines no fueron puestos en riesgo ni peligro.

En el 2012, tal y como destaca El Informador, “la OMC consideró que el hecho de que Estados Unidos imponga una etiqueta “Dolphin Safe” en envases de atún es un elemento que modifica las condiciones de competencia, por lo que instó a los estadounidenses a modificar su normativa conforme con las obligaciones que fijó”.

Sin embargo, el gobierno norteamericano apenas hizo pequeñas modificaciones, “pero la OMC consideró que los cambios no fueron suficientes”, señala el portal informativo.

Finalmente la OMC determinó que “México podrá imponer sanciones a Estados Unidos por las pérdidas registradas, calculadas por la organización en 163,23 millones de dólares anuales”.

La situación es clara. México cuenta con la autorización de tomar las medidas que crea convenientes. Esto incluye la posibilidad de quitarle el beneficio arancelario con el que han contado diversos productos que llegan al país procedentes de los Estados Unidos.

“México solicitará inmediatamente al Órgano de Solución de Diferencias (OSC) de la OMC la autorización para suspender beneficios y, de manera paralela, iniciará los procedimientos internos necesarios para hacer efectiva dicha suspensión en contra de importaciones de productos procedentes de Estados Unidos”, señaló la dependencia en declaraciones reproducidas por El Financiero.

Otra posibilidad podría ser que México aguardara para ver si Estados Unidos reacciona y retira las medidas que discriminan el atún mexicano.

Cabe destacar que esta no sería la primera vez que México le impone castigos arancelarios a las importaciones de Estados Unidos. “Se sabe que en 2009 y 2010 el gobierno de México impuso a Estados Unidos represalias comerciales a mercancías de ese país (manzanas, papas, fresas, avena, salsa de soya, cátsup (salsa de tomate), artículos de higiene personal, alimentos enlatados, cuadernos, principalmente) por 5%, 10%, 15%, 20% y 25”, tal y como reseña El Universal.

El próximo mes de julio la OMC verificará si el gobierno de Estados Unidos acató las medidas para detener la discriminación. De ser así, México deberá frenar las represalias que haya emprendido.