Creciente número de migrantes venezolanos preocupa a Brasil
Share this on

Creciente número de migrantes venezolanos preocupa a Brasil

Brasil se encuentra preocupado por el creciente número de refugiados que desbordan sobre su frontera desde Venezuela, por lo que ya anticipa un plan para hacer frente a una posible afluencia masiva en caso de empeorar la crisis en su vecino del norte, de acuerdo con el propio ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann.

“Evidentemente estamos preocupados, y nuestra mayor preocupación es la situación humanitaria”, dijo Jungmann a los periodistas. “Tenemos que tener un plan de contingencia para manejar esto si las cosas empeoran”.

Más de 6.000 venezolanos cruzan la frontera cada día buscando alimentos y medicinas, y la mayoría regresa, pero otros se quedan y buscan trabajo, dijo el ministro.

El mes pasado, los brasileños quedaron impresionados por las imágenes de mujeres y niños indígenas de Venezuela que mendigaban en las calles de Manaus, la ciudad más grande de la región amazónica de Brasil.

El gobierno del estado fronterizo de Roraima ha dicho que 30.000 refugiados han llegado desde que la crisis política y económica de Venezuela se agudizó el año pasado. La policía federal ha determinado que el número de refugiados en la capital de Roraima, Boa Vista, asciende a más de 15.000 personas.

La senadora del estado de Roraima, Telmario Mota, dijo a Reuters que los venezolanos en busca de empleo estaban siendo explotados en Boa Vista y que las jóvenes venezolanas habían sido forzadas a ejercer la prostitución.

El número de refugiados en Boa Vista que solicitaron quedarse en Brasil aumentó a 3 mil en los primeros tres meses de este año, de 2.230 el año pasado, y unos 5 mil esperan ser atendidos, según autoridades brasileñas. Una misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados visitó Boa Vista la semana pasada para evaluar la situación.

“Estamos aquí para familiarizarnos con la situación, ver la capacidad de respuesta local y ayudar a prepararnos para recibir una afluencia de personas si fuera necesario”, dijo un portavoz de la ACNUR.

Con información de REUTERS