Condenan a los autores del feminicidio de una mujer incinerada en Nicaragua
Share this on

Condenan a los autores del feminicidio de una mujer incinerada en Nicaragua

Vilma Trujillo García, una mujer nicaragüense de 25 años fue quemada viva el pasado 22 de febrero en una comunidad conocida como El Cortezal, en la región Caribe del norte de Nicaragua. A raíz del macabro hecho, cinco personas, entre las que se destaca el pastor evangélico Juan Gregorio Rocha Romero, de 23 años, fueron condenadas a 36 años de prisión por Alfredo Silva Chamorro, juez titular del Juzgado Quinto del Distrito Penal de Juicio de Managua.

Las otras cuatro personas que participaron en el feminicidio de Vilama Trujillo fueron identificadas como Esmeyda del Socorro Orozco Téllez, de 25 años; Tomasa Rocha Romero, de 24; Franklin Jarquín Hernández, de 28, y Pedro José Rocha Romero, de 26, todos miembros de la iglesia Visión Celestial. Todos los sindicados hacían parte supuestamente de la congregación evangélica encabezada por Rocha Romero.

La condena impuesta a los culpables se derivó de dos delitos. “El juez impuso a los religiosos la pena de 30 años por asesinato y 6 años por secuestro simple, con excepción de Esneyda Orozco, quien fue declarada no culpable del delito de secuestro simple”, resaltó El Comercio.

Aunque la pena total es de 36 años, los condenados tan solo podrán cumplir 30 ya que es la máxima condena permitida en Nicaragua. Sin embargo “la fiscal especial del caso, Fabiola Mendoza, se declaró satisfecha con la sentencia y consideró que el juez tomó en cuenta todos los agravantes”, tal y como reseña La Opinión.

“Los acusados gozaban de superioridad, tanto en números y por las circunstancias en que le provocaron la muerte a la víctima, amarrada de manos y pies, tirándola al fuego, indefensa. Solicito 36 años de prisión para los acusados”, manifestó la fiscal Fabiola Mendoza en declaraciones reproducidas por el portal Debate.

Según testimonios recogidos por el cuerpo de investigación que estaba a cargo del caso, a la víctima la amarraron varias personas. Posteriormente fue despojada de su ropa y arrojada al fuego de una hoguera. Después de varias horas, Vilma fue hallada por un familiar en estado crítico, con más del 80% de su cuerpo quemado, y enseguida fue trasladada al hospital Lenín Fonseca de Managua, en donde murió a los 8 días.

En el momento de su detención, Juan Gregorio Rocha aseguró que Vilma Trujillo estaba endemoniada, pero negó haberla quemado. Según dijo, “ella cayó en la hoguera luego de que los demonios abandonaran su cuerpo”, de acuerdo con el portal Repretel de Costa Rica.

Respecto a las declaraciones de Rocha, el esposo de la víctima había declarado al diario La Prensa que su mujer no estaba endemoniada, “que a ella lo que le hicieron fue una brujería, ya que tomaba un remedio que le dio un hombre, que la había violado. Y desde que comenzó a tomar eso, cambió un poco”.

Vea después:

Queman viva a una mujer en Nicaragua para ‘salvar’ su alma