Estados Unidos sanciona a miembros del Tribunal Supremo de Venezuela que relevaron a la Asamblea Nacional
Share this on

Estados Unidos sanciona a miembros del Tribunal Supremo de Venezuela que relevaron a la Asamblea Nacional

El gobierno de Donald Trump impuso sanciones al presidente del Tribunal Supremo de Venezuela y otros siete de sus miembros el jueves, como castigo por la anulación de la Asamblea Nacional, liderada mayoritariamente por la oposición, a principios de este año.

El nuevo paquete de sanciones tenía como objetivo aumentar la presión sobre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y sus leales en medio de la creciente preocupación por la represión de las protestas callejeras.

Entre los objetivos de las sanciones estaba Maikel Moreno, un aliado de Maduro que se convirtió en presidente de la corte entre 32 jueces en febrero pasado. Todas las personas afectadas tendrán sus activos congelados en Estados Unidos y se les negará la entrada a ese país, mientras que a los ciudadanos estadounidenses les será prohibido hacer negocios con ellos, indicaron las autoridades.

La reciente oleada de disturbios, que deja al menos 45 muertos en las últimas seis semanas, comenzó con la medida del Tribunal Supremo, dominado por partidarios de Maduro, relevando en funciones a la Asamblea, donde predomina la oposición.

La corte dijo que la Asamblea Nacional estaba en desacato por las acusaciones de compra de votos contra tres legisladores. A pesar de que ya no se sientan en el Congreso, el Tribunal dijo que los líderes de la oposición no habían manejado su caso legalmente.

La anulación de facto del Congreso por parte de la Corte fue repudiada internacionalmente, y todavía es una de las motivaciones por las que se llevan a cabo intensas protestas en ese país. Todo esto pese a que la decisión fue parcialmente revertida después.

La medida provocó la condena de la canciller Delcy Rodríguez:

“El pueblo venezolano está sufriendo por una economía colapsada propiciada por la mala administración y la corrupción de su gobierno”, dijo el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, en un comunicado. “Los miembros de la Corte Suprema de Justicia del país han exacerbado la situación al interferir constantemente con la autoridad del Poder Legislativo”, agregó.

“Al imponer estas sanciones específicas, Estados Unidos está apoyando al pueblo venezolano en sus esfuerzos por proteger y promover la gobernabilidad democrática en su país”

“Una vergüenza para la humanidad”

La noticia de las nuevas sanciones se produjo cuando el presidente Donald Trump expresó su consternación por la pobreza en la que la alguna vez próspera Venezuela estaba sumida, diciendo que “ha sido increíblemente mal dirigida”.

Trump, que habló de Venezuela en Washington tras reunirse con presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, calificó la situación humanitaria de “una vergüenza para la humanidad”, y prometió ayudar a arreglarla, pero no ofreció más detalles.

Un alto funcionario estadounidense advirtió sobre acciones adicionales contra otros actores si no hay cambios en el país. Sin embargo, las sanciones hasta ahora han dejado de afectar al sector petrolero en Venezuela, que es un importante proveedor estadounidense de petróleo.

El senador republicano de los Estados Unidos Marco Rubio, quien había pedido sanciones adicionales, calificó las medidas como un mensaje “para Maduro y sus matones de que sus acciones no van a quedar impunes”.

En el pasado, el Departamento del Tesoro ha sancionado a funcionarios venezolanos o exfuncionarios, acusándolos de tráfico o corrupción. En febrero, los Estados Unidos colocaron en la lista negra al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, por presuntos vínculos con el narcotráfico.

Los funcionarios han negado los cargos y los han calificado como pretextos para tratar de derrocar al gobierno de Maduro, algo que Washington ha negado, respondiendo que los jueces estaban siendo atacados porque habían “usurpado” la autoridad democrática.

Con información de REUTERS