Disidentes de FARC secuestraron a funcionario de la ONU en Colombia
Share this on

Disidentes de FARC secuestraron a funcionario de la ONU en Colombia

Un miembro de un equipo de la ONU que trabaja en sustitución de cultivos ilegales en Colombia fue secuestrado por rebeldes disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que rechazaron el proceso de paz, según confirmaron la organización y el gobierno le jueves. Sucedió justo en medio de la visita de una delegación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Arley López, funcionario colombiano de la ONU, fue detenido el miércoles por pistoleros cerca de Miraflores, en la provincia de Guaviare, donde el cultivo de coca ha sido durante mucho tiempo parte fundamental de la producción de cocaína en Colombia. El delegado fue retenido por hombres armados que se movilizaban en un convoy de vehículos.

El Alto Comisionado de Colombia para el Post-Conflicto, Rafael Pardo, dijo a Caracol Radio que el grupo había anunciado su liberación en el transcurso del jueves, pero finalmente no se dio.

El secuestro ocurrió justo el día en que representantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estuvieron en Colombia para discutir sobre el acuerdo de paz firmado a fines del año pasado con ese grupo guerrillero para poner fin a más de cinco décadas de conflicto interno.

Las Naciones Unidas “condenan los hechos ocurridos ayer en Guaviare, que van en contra de la integridad y los derechos de un colega en la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y exigen su inmediata liberación”, dijo el organismo internacional en un comunicado.

Sin embargo, en declaraciones posteriores al encuentro con el presidente Juan Manuel Santos, los representantes del Consejo de Seguridad de la ONU no mencionaron a López, sino que apoyaron el proceso de paz. El gobierno condenó el secuestro, calificándolo de “lamentable”.

“Colombia ha iniciado este proceso y ya es un proceso irreversible, no hay vuelta atrás y el Consejo de Seguridad permanecerá a su lado mientras sea necesario”, dijo el embajador británico Matthew Rycroft.

Mientras que hasta 7.000 combatientes acordaron el pacto y están en el proceso de entregar sus armas a las Naciones Unidas, unos cientos se han negado a hacerlo. Esos disidentes han formado una nueva banda criminal y participan en el lucrativo tráfico de drogas que las FARC habían llevado a cabo durante años, de acuerdo con fuentes militares.

El alto mando de las FARC ha expulsado a los disidentes.

Políticos de la oposición, incluido el ex presidente Álvaro Uribe, protestan contra lo acordado asegurando que permite a los excombatientes de las FARC evitar la cárcel y participar en la política nacional.

En el país también se critica que el gobierno no ha hecho lo suficiente para impedir que otros grupos criminales y disidentes de las FARC llenen el vacío y tomen el control del negocio de drogas.

El gobierno está tratando de sustituir la coca -la materia prima de la cocaína- por cultivos legales como el café, las frutas y el cacao.

Con información de REUTERS.