Bombas de heces: ¿la siguiente etapa de decadencia de la crisis venezolana?
Share this on

Bombas de heces: ¿la siguiente etapa de decadencia de la crisis venezolana?

Jóvenes manifestantes optaron por lanzar botellas y bolsas de heces fecales a los soldados que les tiraban gas lacrimógeno para bloquear la última marcha en más de un mes de protestas contra el presidente Nicolás Maduro en toda Venezuela.

Las escenas extraordinarias se dieron este miércoles en Caracas, en lo que se llamó la “Marcha de Mierda”; una nueva manifestación multitudinaria en la que miles de opositores volvieron a volcarse a las calles protestando contra el gobierno.

Algunos de los manifestantes portaban los llamados “cócteles Puputov”: pequeñas botellas de vidrio llenas de heces que arrojan a las tropas de la Guardia Nacional que bloquean su camino disparándoles gas y con cañones de agua.

El gobierno acusó a la oposición de romper tratados internacionales de armas biológicas y químicas lanzando heces.

En el centro de Caracas, los partidarios del gobierno también se reunieron, bailando salsa y agitando imágenes del predecesor de Maduro, Hugo Chávez, que sigue siendo venerado por muchos, especialmente por los pobres.

“Estoy aquí para apoyar el proceso constituyente, que trae oportunidades para resolver la crisis”, dijo la trabajadora de la agricultura, Ilian Leon, de 40 años. “Somos fieles al legado de Chávez”.

 

La fiscalía dijo que Miguel Castillo, de 27 años, murió durante las protestas del miércoles en Caracas, sin dar detalles. Un conductor de moto, Anderson Dugarte, de 32 años, falleció el miércoles en la ciudad andina de Mérida tras ser herido en una protesta.

El ministro del Interior, Néstor Reverol, dijo en un comunicado difundido por la televisión estatal que Dugarte fue asesinado por un francotirador vinculado a la coalición de la oposición Unidad Democrática, y agregó que Castillo también fue asesinado por un arma de fuego.

Al menos 39 personas han muerto en los disturbios desde principios de abril, incluyendo manifestantes, simpatizantes del gobierno, espectadores y fuerzas de seguridad. Cientos también han sido heridos y arrestados.

El grupo de derechos humanos Foro Penal dijo que 1.991 personas han sido detenidas desde el 1 de abril en Venezuela, con 653 todavía detrás de las rejas. Los líderes de la oposición se han quejado de que el gobierno procesa a 250 detenidos a través de tribunales militares.

La Fiscalía, que en los últimos meses ha disentido del gobierno en asuntos judiciales, dijo que 14 prisioneros acusados ​​de destruir una estatua de Chávez en el estado occidental de Zulia deben ser juzgados en tribunales civiles y no militares.

“No son funcionarios militares, por lo que es malo juzgarlos en esa jurisdicción”, dijo, sin mencionar otros casos planteados por la oposición.

Con información de REUTERS.