Dos trabajadores murieron atrapados en una mina que se inundó
Share this on

Dos trabajadores murieron atrapados en una mina que se inundó

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet decretó el estado de alerta en la ciudad de Chile Chico luego de que dos mineros quedaran atrapados dentro de la mina de plata y oro, Cerro Bayo. Lamentablemente, ninguno de los dos sobrevivió.

Los trabajadores Jorge Sánchez de 25 años y Enrique Ojeda (35) fueron sorprendidos por una fuga de agua mientras se encontraban monitoreando un tablero electrónico a unos 200 metros de profundidad, en el pique Delia II. En total aislamiento y sin comunicación alguna, los mineros desempeñaban sus labores en el nivel 55 cuando la Laguna Verde, ubicada en las inmediaciones de la mina, comenzó a vaciarse.

Ante la imposibilidad de establecer contacto, sus compañeros guardaban la ilusión de que Sánchez y Ojeda hayan alcanzado a resguardarse en uno de los refugios de la mina Delia II. Lo preocupante es que de ser así, el oxígeno dentro del lugar solamente les habría alcanzado para estar a salvo por 48 horas.

En diálogo con el canal Tele 13, la ministra de Energía, Aurora Williams, reconoció que “la expectativa era que en el nivel 55 hubiera un bolsón de aire, pero el nivel 55 tiene agua”. 

Detrás de los operativos se encontraba la empresa canadiense Mandalay Resources, dueña de la Minera Cerro Bayo que explota el yacimiento Delia II.  También el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (SERNAGEOMIN) y la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI).

El subdirector de SERNAGEOMIN, Hugo Rojas, indicó que la compañía minera solicitó ayuda internacional, incluyendo “la contratación de buzos mineros argentinos que puedan descender a la mina para dar con los trabajadores atrapados”, publicó el diario Bio Bio chile.

Con varias bombas de agua, los brigadistas intentaron dragar la mina Delia II lo más rápido posible. A través de sondas pudieron medir que el agua alcanzaba por completo los niveles más bajos. Aunque en el lugar trabajan más de 70 personas, la cercanía del yacimiento con la Laguna Verde complicó las labores.

“No hay en este minuto condiciones que permitan ingresar al sector donde los trabajadores se encuentran”

Los familiares de los mineros atrapados se quejaron por la lentitud en las tareas de rescate y la falta de recursos por parte del Estado. Además, el trabajo que realizaron los ingenieros ya había provocado con anterioridad diferentes pérdidas de agua dentro de la mina Delia II.

Al ser entrevistado por La Tercera el padre de uno de los trabajadores, Ramón Sánchez, se mostró indignado con la situación y denunció que “la mayoría de las autoridades han venido a sacarse la foto”.

“Esto nos duele mucho como familia porque creemos que el gobierno debería haber tenido ya la última tecnología para que hoy nuestros hijos estuviesen acá con nosotros”