Con la entrega del resto de sus armas, las FARC abandonaron su lucha armada
Share this on

Con la entrega del resto de sus armas, las FARC abandonaron su lucha armada

En un nuevo hito para la historia de Colombia, los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluyeron este martes su desarme, entregando casi todas sus armas a las Naciones Unidas y terminando así su papel como grupo armado en una guerra de medio siglo que mató a más de 220.000 personas y desplazó a millones.

Las FARC entregaron el último 40 por ciento de las armas de fuego que tenían en su poder en el municipio de Mesetas, en el departamento del Meta. Con este acto, los aproximadamente 7.000 excombatientes se han comprometido a continuar su lucha como un movimiento político.

Las 7.132 armas recopiladas por una comisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) serán almacenadas en contenedores, y allí permanecerán hasta que sean moldeadas en un monumento para la paz. Explosivos y armas más grandes están siendo despejados en todo el país, mientras que un remanente permanecerá por seguridad en 26 campamentos hasta que estos cierren, el 1 de agosto próximo.

“Hoy no termina la existencia de las FARC, termina nuestra lucha armada”, dijo Rodrigo Londoño, el comandante de las FARC reconocido por sus alias de ‘Timoleón Jiménez’ y ‘Timochenko’.

“Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”

“Hoy es un día muy especial, el día en que las armas se convirtieron en palabras (…) Puedo decir desde el fondo de mi corazón que vivir este día, alcanzar este día, ha hecho valer la pena ser presidente de Colombia”, dijo el presidente Juan Manuel Santos, que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2016. “Nuestra paz es real, y es irreversible”, añadió.

Aunque el gobierno promete brindar protección, las FARC están preocupadas por la seguridad. Miles de ex guerrilleros fueron asesinados por paramilitares después de unirse a un partido político durante un intento de paz en la década de 1980, en lo que se conoció como el ‘exterminio del partido Unión Patriótica’.

Santos, que asumió el cargo en 2010, inició conversaciones secretas con los comandantes de las FARC que posteriormente condujeron a negociaciones en Cuba y a un acuerdo final de paz alcanzado a fines del año pasado.

Aunque también está tratando de lograr un acuerdo similar con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), parece poco probable que la paz con las FARC acabe con toda la violencia en Colombia, ya que el lucrativo negocio de la cocaína ha dado lugar a bandas criminales y narcotraficantes.

Este fue el acto final de desarme del grupo guerrillero:

https://www.youtube.com/watch?v=TSYv_6l_zGs

Con información de REUTERS