El Salvador permanece en alerta tras un terremoto y un ciclón tropical que dejó varias víctimas
Share this on

El Salvador permanece en alerta tras un terremoto y un ciclón tropical que dejó varias víctimas

El paso de una onda tropical por Centroamérica se cobró la vida de al menos cuatro personas en El Salvador. Por las intensas lluvias la Dirección General de Protección Civil decretó el alerta amarilla a nivel general.

La situación que vive el país se agravó luego de experimentar un sismo de magnitud 6,9 en la escala de Richter. Las autoridades le pidieron a la población mantener la calma y estar atentos al pronóstico del clima.

Desbordamientos, tormentas eléctricas, inundaciones, caídas de árboles, vientos fuertes e inminentes deslizamientos son algunos de los estragos que ha provocado el paso del ciclón tropical 3-E. El huracán se originó en las costa del Istmo de Tehuantepec, ubicado entre el océano Pacífico y el Golfo de México. Sumado a lo anterior,  en la zona sur de El Salvador se registraba baja presión atmosférica y propensión al mal tiempo.

Debido a las condiciones meteorológicas y tras el movimiento telúrico se encendieron las alarmas en el país ante la posible presencia de un tsunami. Sin embargo, desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) se encargaron de desestimar esta versión y de informar que no se registraron víctimas fatales por el terremoto. Según indicó la entidad, el epicentro se ubicó en la costa de Guatemala, con una profundidad de 29 kilómetros.

“Con base en las características del sismo ocurrido se estima que no existe amenaza de tsunami para la costa de El Salvador”

Aunque las precipitaciones han ido en descenso, las autoridades estiman que la cantidad de agua acumulada en el suelo podría provocar daños. De acuerdo al diario Prensa Gráfica, por las condiciones meteorológicas y el temblor hay 30 zonas del país que se encuentran en  estado de vulnerabilidad. Algunos de los departamentos que podrían presentar “afectaciones por el colapso de la red de drenaje” son Santa Ana, Sonsonate, La Libertad, San Salvador, San Miguel y La Unión.

En el caso particular de La Libertad, se estima que en el municipio de San Diego hay 160 casas inundadas y 50 personas que tuvieron que ser evacuadas con urgencia. En información del mismo medio, las autoridades del MARN y de Protección Civil “monitorean constantemente los ríos y quebradas que drenan de la cordillera de Apaneca-Ilamatepec”, ante la amenaza de posibles desbordamientos.

Por causa de las fuertes condiciones climáticas que experimenta El Salvador, al menos cuatro hombres perdieron la vida. Las víctimas fueron Pedro Antonio Ramírez de 40 años, quien murió al intentar cruzar un río; Julio César (27), quien iba en un automóvil a alta velocidad; Alejandro Fabián Mejía (25) a quien le cayó un árbol encima y William Adonay Hernández, quien quedó sepultado por un deslizamiento.

El informe publicado en las redes sociales por la Dirección General de Protección Civil, da cuenta de 389 personas evacuadas, de las cuales solamente 101 permanecen en los refugios. La misiva también informó que como consecuencia del ciclón tropical hay 194 viviendas anegadas, 106 calles inundadas, 34 árboles caídos y 50 deslizamientos. Si bien en algunas zonas el nivel de alerta pasó a verde, le pidieron a la población estar atenta a las condiciones metereológicas y evitar tirar basura en la calle.