Sin previo aviso Haití frenó la importación de varios productos dominicanos
Share this on

Sin previo aviso Haití frenó la importación de varios productos dominicanos

El gobierno de Haití decidió cerrar la frontera para evitar el ingreso de mercadería proveniente de República Dominicana. La veda, que inició con 23 productos y ya supera los 30, afectó principalmente a poblaciones cercanas a las fronteras y a pequeños empresarios que asisten al mercado de la provincia de Dajabón.

No es la primera vez que estas naciones atraviesan disputas comerciales que dejan como principales afectados a los pobladores. En ocasiones anteriores, las autoridades de Haití han optado por frenar el paso de mercancía argumentando que no cumple con las normas de higiene requeridas.

El comercio binacional generalmente abastece a los habitantes cercanos al paso fronterizo de diferentes productos como huevos, carnes, verduras, frutas, embutidos y materiales de construcción, entre otros. Hasta allí llegan también los residentes de la isla La Española, cuyo territorio es compartido por ambas naciones.

Temor entre los comerciantes

Como de costumbre, cientos de vendedores y compradores de Haití y República Dominicana se ponen cita en el mercado de Dajabón desde las 8 de la mañana. Sin embargo, tras la veda hay quienes se abstuvieron de cruzar la frontera por miedo a que sus productos sean retenidos. En las últimas jornadas, los agentes fronterizos del lado de Haití le impidieron a los ciudadanos el ingreso de mercaderías provenientes del otro lado de la frontera sin explicación aparente, lo que complicó la actividad comercial de los vendedores y provocó el desabastecimiento en la zona.

El presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS), Carlos Guillermo Núñez, señaló en entrevista con Hoy Digital que detrás de la medida restrictiva se encuentran seis empresarios haitianos que han logrado convencer al Gobierno de frenar la importación de 38 productos, situación que, según Núñez, ha generado pérdidas de hasta 3 millones de dólares semanales a proveedores nativos.

El recién elegido presidente de Haití, Jovenel Moïse, aún no se ha pronunciado al respecto, y los diferentes sectores afectados ya presionan para que los cancilleres entablen cuanto antes un diálogo. Ante la ausencia de información oficial, algunas versiones indican que todo se trataría de una estrategia del Gobierno de Haití para potenciar su economía en detrimento del comercio con República Dominicana.

En conversación con el Diario Proceso, la gobernadora de la provincia de Dajabón, Ramona Quezada, manifestó estar preocupada por la crisis que sortean ambos países, pues asegura que “más del 80 por ciento de las actividades comerciales dependen directa o indirectamente del Mercado Binacional”. Quezada sostiene que la cantidad de productos vetados ya ascendió a 30, entre industriales y agrícolas.

Las actividades comerciales no son el único factor por el que se enfrentan constantemente las dos naciones. Luego del devastador terremoto que experimentó Haití en el 2010, cientos de haitianos cruzaron la frontera con destino a diferentes países como República Dominicana y Estados Unidos.

Aún hoy en día, en el lado dominicano de la isla habitan un sinnúmero de inmigrantes haitianos indocumentados que se dedican, entre otros oficios, a las labores domésticas.