Panamá rompe con Taiwán al establecer relaciones diplomáticas con China
Share this on

Panamá rompe con Taiwán al establecer relaciones diplomáticas con China

Panamá estableció relaciones diplomáticas con China y de paso rompió con Taiwán, en lo que se puede leer como una gran victoria para Beijing, que continúa disminuyendo el número de países que tienen relaciones formales con la isla.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, dijo el lunes en un discurso televisado que Panamá está mejorando sus lazos comerciales con China y estableciendo vínculos diplomáticos con el segundo cliente más importante de su canal interoceánico. “Estoy convencido de que este es el camino correcto para nuestro país”, dijo el mandatario.

El gobierno de Taiwan se manifestó apesadumbrado y enojado por la decisión de Panamá, y dijo que no competirá con China en lo que describió como un “juego de dinero diplomático”.

“Nuestro gobierno expresa serias objeciones y condena enérgicamente la incitación de China a que Panamá corte los lazos con nosotros, limitando nuestro espacio internacional y ofendiendo al pueblo de Taiwan”, dijo David Lee, ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán.

Taiwán pondría inmediatamente fin a la cooperación y asistencia a Panamá, evacuaría la embajada y al personal técnico “para salvaguardar nuestra soberanía y dignidad nacionales”, añadió Lee.

China sospecha que el presidente de Taiwan, Tsai Ing-wen, pretende impulsar la independencia formal de la isla, aunque dice que quiere mantener la paz con Beijing. Ambas partes han tratado de sonsacarse a sus aliados a lo largo de los años, aunque Taipei lucha por competir con una China cada vez más poderosa.

Panamá es el segundo país en cambiar su reconocimiento desde que Tsai asumió el cargo el año pasado. Una iniciativa similar tomó Sao Tomé y Príncipe en diciembre, recortando a 20 el número de países que reconocen formalmente a Taiwán.

El gobierno de la isla tenía hasta 30 aliados diplomáticos a mediados de los años noventa, y sus vínculos formales restantes son en su mayoría con países más pequeños y pobres en América Latina y el Pacífico.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió el martes con su homólogo de Panamá, Isabel de Saint Malo, y firmó un comunicado conjunto para formalizar los lazos. “Este es un momento histórico, las relaciones entre China y Panamá han abierto un nuevo capítulo”, dijo Wang, describiendo la decisión de Panamá como “totalmente acorde” con los intereses de su pueblo y “con los tiempos”.

“Los gobiernos de los dos países acordaron desarrollar buenas relaciones amistosas sobre los principios de respeto mutuo de la soberanía y la integridad territorial, la no agresión, la no injerencia mutua en los asuntos internos, el beneficio mutuo y la coexistencia pacífica”, agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores chino en un comunicado.

Rompimiento con Taipei

El gobierno de Panamá dijo en una declaración que reconocía que sólo había una China, dando a Taiwán como perteneciente al gigante asiático y rompiendo los lazos con Taipei. “El gobierno panameño está rompiendo hoy sus” lazos diplomáticos “con Taiwán, y promete poner fin a todas las relaciones o contactos oficiales con Taiwan”, dijo el comunicado.

El establecimiento de vínculos con Panamá es un golpe a favor de China, que ha estado tendiendo la mano a los países de Centroamérica en los últimos años en un intento de lograr que rompan los lazos con Taiwán. Hasta diciembre, el viceministro de Relaciones Exteriores de Panamá había dicho que no esperaba ningún cambio en las relaciones de Panamá con Taiwán o China.

Panamá era uno de los aliados más antiguos de Taiwan, pero algunos diplomáticos en China sí especularon con que el país centroamericano podría convertirse en el próximo país en romper lazos con ese territorio. Tsai visitó a sus aliados centroamericanos a principios de este año, pero no se detuvo en Panamá.

En Beijing, el ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Saint Malo, dijo que el presidente Varela había expresado hace 10 años su interés en establecer vínculos con China, y que esperaba que la medida llevara a oportunidades de comercio, inversión y turismo, especialmente para “exportar más bienes de Panamá a China”.

La movilización diplomática del lunes también podría plantear dudas sobre el futuro de un proyecto respaldado por China para construir otro canal en Nicaragua que rivalice con el de Panamá. Con un costo de 50 mil millones de dólares, el plan nicaragüense fue tomado con incredulidad cuando fue anunciado en 2013, y los críticos han dudado de su factibilidad.

Con información de REUTERS