Bolivia busca castigar con cadena perpetua a los violadores de menores
Share this on

Bolivia busca castigar con cadena perpetua a los violadores de menores

Con el propósito de avanzar en materia de derechos humanos, Bolivia propuso un referendo que habilita la cadena perpetua para los violadores de menores de edad. El vicepresidente, Álvaro García Linera, dijo que el país está dispuesto a aumentar la pena máxima para los “enfermos” que arremeten contra la sociedad.

Las continuas denuncias en Bolivia dan cuenta de que tanto las mujeres como los niños son con frecuencia víctimas de violencia sexual. Sin embargo, en el caso de los menores de edad las cifras son alarmantes, por lo cual el Gobierno de Evo Morales busca frenar su crecimiento.

De acuerdo a la Defensoría del Pueblo “una de las formas más crueles y más frecuentes de violencia contra las niñas y los niños en Bolivia es la violencia sexual”. La entidad aseguró que a diario se registran 16 episodios, de los cuales solamente cinco son denunciados ante las diferentes autoridades.

Lo más preocupante es que el 75 por ciento de los ataques sexuales se inician en las escuelas o en los propios hogares de los menores. A lo anterior se le suma que el 60 por ciento de los agentes de violencia “son delincuentes reincidentes”. En la mayoría de los casos, los violadores suelen aquellos que tienen un contacto permanente con la víctima, como lo son los mismos progenitores, familiares cercanos, compañeros o profesores.

Actualmente, la máxima condena que emite el poder judicial es de 30 años, y con el referendo, el objetivo es extenderla hasta 100. La única manera legal para modificar la reforma en el código penal y en la constitución política, es a través de ese mecanismo de participación ciudadana.

Tal y como difundió el canal Bolivisión, en su discurso el vicepresidente García expresó: “El violador de niños y niñas con muerte o pena perpetua se va a quedar cien años en la cárcel. No va a salir nunca; nadie lo va a sacar”. El medio televisivo señaló que la iniciativa ya había sido aprobada en la Cumbre Nacional de Justicia que se realizó en junio de 2016.

Colombia se proyecta por el mismo camino

Otro de los países en los que hace muchos años se plantea la necesidad de aprobar la cadena perpetua para los violadores de menores, es Colombia. El Espectador consignó que “al año se hacen 21 mil exámenes por presunto abuso de menores, de los cuales 16 mil son a menores de 14 años”.

Por tal motivo, un grupo de personas encabezado por Johana Jiménez, hija de una exlegisladora que dedicó su vida a buscar ajustar las penas en estos casos, impulsó la medida que buscaría castigar a todo aquel que cometa cualquier tipo de violación contra los niños. Lo cierto es que la reforma del código penal depende de un millón 750 mil ciudadanos dispuestos a apoyar la medida.

Según ese medio, en la presentación oficial del proyecto, Jiménez se mostró entusiasta: “Seguramente triplicaremos esas cifras porque todos estamos cansados de que lastimen a los menores”.

La situación en Colombia es tan preocupante que se estima que cada hora, dos menores son víctimas de violación. En diálogo con Caracol, la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cristina Plazas, indicó que en lo que va corrido del año se han presentado 2.400 denuncias de violencia sexual.