Ollanta Humala ahora comparte cárcel con Alberto Fujimori
Share this on

Ollanta Humala ahora comparte cárcel con Alberto Fujimori

El expresidente de Perú Ollanta Humala, que fue condenado a 18 meses de prisión preventiva, fue trasladado el viernes a una prisión en su momento construida para el exlíder Alberto Fujimori.

Fujimori, de 78 años, ha pasado la última década como preso solitario en la prisión de Barbadillo, ubicada en una base policial a las afueras de Lima, donde cumple una sentencia de 25 años por crímenes contra los derechos humanos durante su gobierno entre 1990 y 2000.

Humala, un exoficial militar cuyo mandato de cinco años terminó en el 2016, fue trasladado en un helicóptero policial a Barbadillo, donde permanecerá bajo custodia hasta que los fiscales concluyan su investigación sobre lavado de dinero. Los abogados de Humala buscaron mejores condiciones para su cliente que las atiborrads cárceles ordinarias de Perú.

Un juez dictaminó el jueves que Humala y su esposa, Nadine Heredia, deben ser encarcelados antes de un eventual juicio para evitar que huyan u obstruyan la investigación que los vincula a casos de soborno por parte de la constructora brasileña Odebrecht. La pareja negó las acusaciones pero se entregó de inmediato, no sin antes criticar la medida como un “abuso de poder”.

Humala se convirtió en una figura a nivel nacional cuando ordenó a un grupo de soldados rebelarse contra el gobierno de Fujimori en medio de un escándalo de corrupción en 2000. Más tarde se alió con los opositores del caído mandatario para derrotar a su hija, Keiko, en las elecciones presidenciales de 2011.

Sin embargo, el hijo de Fujimori, el congresista Kenji Fujimori, expresó su solidaridad con los niños de Humala y Heredia. “Pasé por esos tiempos difíciles yo mismo. Manténgase fuertes”, dijo en Twitter.

Perú construyó Barbadillo especialmente para Fujimori antes de ser extraditado desde Chile, en 2007. Su celda incluye un dormitorio, oficina y acceso a un patio, según el Instituto Nacional Penitenciario del Perú (INPE).

Los expresidentes no compartirán espacios comunes, de acuerdo con el INPE.

Después de que Odebrecht admitiera en diciembre pagar 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios de alto rango en Perú durante tres presidencias, el ministro de Justicia de Perú dijo que se estaban construyendo nuevas celdas en Barbadillo, pero no especificó para quién.

El director del INPE, Carlos Vásquez, dijo en la emisora ​​local Radio Programas (RPP) que Humala tiene necesidades especiales de seguridad como exfuncionario, pero que Barbadillo no era necesariamente una prisión para expresidentes.

El ex jefe de Estado Alejandro Toledo, otro firme opositor de Fujimori, también ha sido condenado a prisión preventiva en relación con una investigación de Odebrecht. Toledo ha negado las faltas y se ha negado a entregarse.

En un extraño giro del destino, Fujimori podría dejar Barbadillo, de concedérsele beneficios por su precario estado de salud, aunque estos han sido negados en reiteradas oportunidades últimamente.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien respaldó a Keiko Fujimori contra Humala en 2011, propuso el mes pasado evaluar el perdón de Fujimori por razones de salud a medida que busca mejores lazos con los partidarios de la dinastía de ascendencia japonesa en el Congreso.

En 2013, Humala rechazó la solicitud de perdón de Fujimori.

Con información de REUTERS