Delitos electrónicos ya le han costado 3 millones de dólares a Panamá en 2017
Share this on

Delitos electrónicos ya le han costado 3 millones de dólares a Panamá en 2017

Durante el 2017 las transacciones electrónicas presentaron un incremento en Panamá, con lo que los fraudes por esta misma vía también aumentaron de manera notable, provocando millonarias pérdidas en el istmo. Tanto las autoridades panameñas como las entidades bancarias trabajan fuertemente para combatir y contrarrestar este tipo de delitos que se han vuelto tan comunes en la actualidad.

Los tipos de fraudes electrónicos que más se han presentado, según medios locales, son la clonación de tarjetas de crédito y débito. En menor medida, otros métodos como la estafa por compras en Internet también han sido reportados por las víctimas.

En los primeros 6 meses del año, las pérdidas dejadas por este tipo de delitos ascienden a los 3 millones de dólares, según informó la Asociación Bancaria de Panamá (ABP). Esa misma entidad indicó que en el 2016 el saldo negativo total fue de 7,7 millones, mientras que en el 2015 la cifra rondó los 4,8 millones.

Especialistas bancarios aseguran que el uso del Internet como medio pago ha aumentado sustancialmente durante el último año en el país centroamericano. Tan sólo en los cinco primeros meses del año en curso se registraron transacciones de más de 18 millones de dólares, cifra que supera notablemente a los 15 millones de dólares que se registraron en todo el 2016.

El notorio auge de las transacciones en línea trae consigo el riesgo de ser víctima de los mencionados fraudes. Al respecto, autoridades bancarias en Panamá indican que los delitos cibernéticos superan ampliamente a los que se presentan en cajeros automáticos o por el uso de datáfonos.

Según Telesur, autoridades panameñas indican que anteriormente las bandas que se dedicaban a realizar este tipo de delitos eran en su mayoría integradas y lideradas por personas extranjeras. Esta situación ha cambiado en el último año, desde cuando se han visto más nacionales panameños involucrados.

Adicional a esto, el presidente del comité de fraudes de tarjetas de crédito de la ABP, Milton Scarfullery, expresó en declaraciones reproducidas por el mismo medio que “el fraude electrónico para el robo de datos o información de clientes es el más utilizado en Panamá, y consiste en la circulación de correos falsos para extraer la información”.

Santiago Herrera John, especialista en seguridad bancaria, manifestó que los delincuentes “se roban la base de datos o cuando se va a hacer una compra en un local comercial ellos toman la información”, tal y como reseña el portal Panamá América.

Ante las crecientes cifras que arrojan los delitos de fraude electrónico, las autoridades panameñas, en especial las bancarias, buscan de manera recurrente la forma de contrarrestar este fenómeno que preocupa tanto a las entidades bancarias como a los clientes.

Herrera John “explicó que como medida de seguridad los bancos tienen un sistema de monitoreo para todas las transacciones por Internet, ya que cada avance en la tecnología supone también el desafío para ofrecerle a los clientes”.