Fiscal Ortega tendría los días contados en su cargo
Share this on

Fiscal Ortega tendría los días contados en su cargo

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela escuchó una petición el martes para retirar de su cargo a la fiscal disidente Luisa Ortega, después de que alegara abusos de derechos y erosión de la democracia bajo el gobierno del presidente Nicolas Maduro.

Ortega, principal contradictora de Maduro dentro del propio movimiento socialista gobernante,dijo que no reconocería los procedimientos legales que pudiera emprender contra ella la que llamó una Corte “inconstitucional e ilegítima”.

La fisura interna ha envalentonado a los manifestantes, que han estado organizando protestas casi diarias desde abril para exigir elecciones anticipadas en medio de una devastadora crisis económica que tiene a millones luchando por comer adecuadamente.

“Ya sabemos que me van a retirar hoy”, dijo Ortega en un discurso en su oficina, criticando lo que dijo que era un caso “espurio” diseñado para silenciarla.

“Han congelado mi cuenta bancaria, han congelado mis activos y me han prohibido salir del país.” Parece que la defensa de la constitución constituye un crimen “, dijo, agitando una pequeña edición azul de la carta magna escrita bajo el gobierno del predecesor y mentor de Maduro, el fallecido Hugo Chávez, en 1999.

Sin embargo, la Corte Suprema dijo que emitiría una decisión dentro de cinco días sobre la acusación de “ofensa grave” presentada por el legislador socialista Pedro Carreño contra la fiscal.

“Ella ha atacado las instituciones democráticas del país”, dijo Carreño a la audiencia del Tribunal Supremo.

En las últimas semanas, Ortega acusó a las fuerzas de seguridad de reprimir con violencia excesiva, se opuso a las decisiones de la Corte Suprema y el Consejo Nacional Electoral a favor de Maduro, y dijo que el plan del presidente para un nuevo congreso amenaza la democracia.

Ortega se defendió desde su oficina en Caracas, señalando que el caso en su contra estaba plagado de errores procesales y señales de colusión entre la Corte Suprema y el partido gobernante. También comentó irónicamente que el caso estaba siendo manejado con una rapidez inusual por el lento sistema legal de Venezuela.

El martes, la cámara judicial de la corte anuló el nombramiento de su vicefiscal y nombró a otra en cambio. La nueva funcionaria, Katherine Haringhton, fue uno de los siete funcionarios sancionados por los Estados Unidos en 2015 por presunta corrupción y abusos de derechos.

Ortega condenó el nombramiento paralelo como ilegítimo, y en un golpe a la primera dama, Cilia Flores, también mencionó a los “narco-sobrinos” en su discurso; una alusión a dos familiares de la esposa de Maduro culpables en los Estados Unidos de tratar de llevar a cabo un narco-acuerdo multimillonario.

 

Con información de REUTERS