Sanciones de EE.UU. recaerían en Padrino López, Diosdado Cabello ¡y el petróleo!
Share this on

Sanciones de EE.UU. recaerían en Padrino López, Diosdado Cabello ¡y el petróleo!

El gobierno de Donald Trump ya prepara sus anunciadas sanciones contra varias figuras del gobierno venezolano, presionando al presidente Nicolas Maduro para que aborte los planes de realizar una Asamblea Constituyente que, para muchos, consolidaría la dictadura.

Las medidas punitivas podrían venir contra el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el número 2 del Partido Socialista, Diosdado Cabello, por presuntas violaciones de derechos, de acuerdo con la información que deslizaron funcionarios del gobierno estadounidense a la agencia Reuters bajo condición de anonimato.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, reconoció un alto funcionario de la administración de Trump a los periodistas en una conferencia telefónica, incluyendo posibles medidas contra el sector petrolero de Venezuela como la prohibición de sus importaciones de crudo a Estados Unidos.

Washington está intentando detener la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente del próximo 30 de julio. Estos tendrán la capacidad de reescribir la Constitución y suplantar al legislativo, lo que se ve como el paso definitivo de Maduro hacia una “dictadura total”, de acuerdo con el funcionario.

Las posibles sanciones de la administración Trump a los funcionarios venezolanos congelarían sus activos estadounidenses y prohibirían a cualquier persona en los Estados Unidos hacer negocios con ellos.

Las sanciones individuales podrían llegar dentro de unos días o bien retrasarse hasta después de la votación, pero no se han tomado decisiones definitivas y esas acciones podrían ser suspendidas, dijo una fuente gubernamental a Reuters.

Las duras sanciones relacionadas con el petróleo podrían poner en bancarrota al gobierno de Maduro y agravar la escasez de alimentos en la nación ya llevada al límite por la crisis. Golpear el sector energético de Venezuela también podría elevar los precios de la gasolina en Estados Unidos.

Venezuela es el tercer mayor proveedor de petróleo extranjero de Estados Unidos, después de Canadá y Arabia Saudita, exportando cerca de 780.000 barriles de crudo al día.

La retórica de Estados Unidos contra el partido socialista gobernante en Venezuela ha enfurecido a Maduro, que ha aprovechado para exacerbar el nacionalismo. Después de todo, la lucha contra el “imperialismo” todavía resuena en una región marcada por el apoyo de Washington a golpes de Estado durante la Guerra Fría.

“Nadie le da órdenes a Venezuela, ningún gobierno extranjero”, dijo Maduro ante un consejo de seguridad de Estado especialmente convocado para analizar las amenazas estadounidenses.

“Donald Trump no es el jefe de Venezuela”

Constituyente y protestas se mantienen

Maduro prometió que las elecciones del 30 de julio seguirían adelante a pesar del boicot y de las incansables protestas de una oposición venezolana respaldada por la creciente condena extranjera a las intenciones del gobierno.

“La Asamblea Constituyente debe ser abandonada (…) Todo el mundo está pidiendo eso”, dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Por su discurso, Maduro lo condenó a él y a su homólogo brasileño, Michel Temer, como “lacayos” de Washington.

Las encuestas muestran que los gobernantes socialistas caerían derrotados en cualquier elección convencional en Venezuela. La mayoría de la gente se opone a la Asamblea Constituyente, tal como quedó patente tras el plebiscito del fin de semana. Los opositores aseguran que unas 7,5 millones de personas votaron en un 98 por ciento contra la asamblea.

Los manifestantes bloquearon partes de Caracas el martes y se convocó una huelga nacional el jueves.

Con información de REUTERS