Honduras y Guatemala conforman la primera unión aduanera de América Latina
Share this on

Honduras y Guatemala conforman la primera unión aduanera de América Latina

Por primera vez dos países de América Latina impulsarán en la región una unión aduanera. Se trata de Honduras y Guatemala, cuyas máximas autoridades ya se reunieron para firmar los últimos detalles del acuerdo.

Con la implementación del nuevo mecanismo, las dos naciones pretenden fortalecer los nexos comerciales, incrementar las exportaciones y reducir los costos de logística. En el transcurso de julio ya empezaría a funcionar oficialmente. 

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales y su par de Honduras, Juan Orlando Hernández instalarán en principio tres puentes de control en los pasos fronterizos de Agua Caliente-Corinto, Entre Ríos y El Florido. La unión aduanera permitirá el libre tránsito del 80 por ciento del comercio bilateral.

A través de un comunicado oficial, el viceministro de Comercio Exterior de Guatemala, Adolfo Barrera, manifestó que “la Unión Aduanera constituye una plataforma que permitirá el aumento del comercio, el crecimiento de las cadenas productivas y el acceso más inmediato de la oferta de productos de ambos países”. Esto además de que contribuye al mejoramiento de la competitividad del mercado.

Según la misiva, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) aseguró que con esto “Guatemala podría percibir un aumento en la recaudación fiscal de entre 23,1 y 40,2 millones de dólares”. Honduras, por su parte, pasaría a tener un incremento que rondaría los 20,8 y los 36,7 millones.  

Desde el 2014, Guatemala y Honduras iniciaron con las conversaciones para implementar el nuevo mecanismo binacional que en los próximos días será inaugurado. En varias oportunidades ambos países han realizado simulacros de manera conjunta.

La Tribuna consignó que “la falta de infraestructura básica en los puestos integrados —aduanas–, así como carencias en servicios de informática y energía” fueron algunos de los principales inconvenientes que surgieron. Por lo anterior, las dos naciones están trabajando con mayor celeridad para que los agentes de Aduana tengan acceso a un sistema compartido, con el propósito de agilizar el ingreso de mercadería además de contar con una infraestructura adecuada que permita organizar el tránsito de los vehículos.

En diálogo con ese diario, el intendente de Aduanas, Wérner Florencio Ovalle, manifestó que esperan que los trabajos “finalicen lo antes posible para que el personal pueda trabajar en condiciones adecuadas”.

De acuerdo con el diario La Prensa, unos 110 funcionarios públicos de ambos países participarán de manera conjunta en las diferentes jornadas de capacitación. El personal pertenece a la aduana, el servicio aeroportuario, migraciones y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

Los agentes serán entrenados en diferentes cuestiones como la higiene y salubridad, los requisitos obligatorios para permitir el ingreso de mercadería y transportistas. Más adelante, las autoridades se enfocarán en lo concerniente a la circulación de las personas.

La unión aduanera no es un proyecto de cooperación reciente, ya que en 1960 Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Nicaragua habían sentado sus bases. Sin embargo, dos de los cinco países decidieron materializar la iniciativa solo 57 años después, y ahora es algo que las demás naciones buscan copiar.