Uruguay inició la venta de marihuana en farmacias
Share this on

Uruguay inició la venta de marihuana en farmacias

Las farmacias en Uruguay comenzaron a vender cannabis directamente a los consumidores el miércoles, culminando un largo y pionero esfuerzo de legalización que comenzó hace más de tres años.

El país sudamericano de 3,4 millones de habitantes es el primero en el mundo en legalizar todo el proceso de producción de marihuana para uso recreativo, incluyendo su cultivo y venta.

La ley fue aprobada a finales de 2013, mientras el gobierno de Uruguay buscaba quitarle el mercado a los criminales. El producto es cultivado, empaquetado y distribuido por dos empresas, Symbiosis e Iccorp, autorizadas y gravadas por el estado.

Sin embargo, el despliegue ha sido lento, ya que el gobierno ha enfrentado oposición interna y logística complicada. Mientras tanto, varios otros países han avanzado hacia un enfoque más flexible de regulación.

En Uruguay, cualquier ciudadano mayor de 18 años puede inscribirse para comprar cannabis. Ayudados por la tecnología de reconocimiento de huellas dactilares, pueden comprar hasta 40 gramos mensuales para su uso personal.

Los usuarios registrados —casi 5.000 hasta ahora– pueden comprar paquetes sellados de 5 gramos por lo equivalente a USD 6,50 cada uno.

Uno de los primeros en aprovechar la oportunidad fue Xavier Ferreyra, empleado de 32 años del sector público. “Ahora estamos en un punto donde la libertad de consumir está garantizada”, dijo, mientras esperaba en la fila para comprar su primer paquete.

Para los farmacéuticos como Sebastian Scaffo, que dirige una de las 16 farmacias autorizadas a vender la droga en Uruguay, es una oportunidad para atraer más clientes y obtener ganancias. En la primera hora, vendió 15 paquetes.

Los fumadores pueden elegir entre dos marcas: “Alfa 1”, una variedad que relaja a los usuarios (indica), y “Beta 1”, la cepa más energizante del cannabis (sativa). Ambas variedades tienen un contenido relativamente bajo de tetrahidrocannabinol (THC), dijeron expertos locales, refiriéndose al ingrediente activo en la planta que crea el efecto característico de la sustancia.

Su producción será cuidadosamente monitoreada para evitar las ventas a extranjeros o personas que salen del país, según el gobierno. La legislación original patrocinada por el Estado surgió durante la presidencia de José Mujica, un exguerrillero de izquierda que promovió varias reformas progresistas en Uruguay.

Pero la autorización para las farmacias para vender cannabis, inicialmente prevista para finales de 2014, se pospuso varias veces. Desde entonces, otros países de América Latina han avanzado hacia el uso de cannabis para uso médico. En Estados Unidos varios estados han legalizado el uso recreativo, y Canadá está en camino de legalizar la droga para el próximo año.

Con información de REUTERS