Violento intento de toma del parlamento empañó el día de la Independencia de Venezuela
Share this on

Violento intento de toma del parlamento empañó el día de la Independencia de Venezuela

Partidarios del gobierno irrumpieron este miércoles en la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, atacando y asediando a los legisladores en el último brote de violencia desatado en medio de la crisis política.

La violenta asonada dejó con heridas a siete políticos de la oposición, que eran los blancos de la arremetida. El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, dijo que más de 350 políticos, periodistas e invitados a la sesión del Día de la Independencia quedaron atrapados en el asedio que duró hasta el anochecer.

“Hay balas, coches destruidos incluyendo el mío, manchas de sangre alrededor del palacio del Congreso”, dijo a los periodistas. “La violencia en Venezuela tiene un nombre y apellido: Nicolás Maduro”, agregó.

La multitud se había reunido justo después del amanecer frente al edificio del centro de Caracas, cantando a favor de Maduro, según testigos. A última hora de la mañana, varias docenas de personas traspasaron las puertas armados con tubos, palos y piedras y comenzaron el ataque.

Varios legisladores heridos tropezaron ensangrentados y aturdidos alrededor de los corredores de la asamblea, mientras algunos periodistas fueron robados.

Después del ataque de la mañana, una multitud de aproximadamente 100 personas, en su mayoría vestidas de rojo y gritando “¡Viva la Revolución!”, mantuvieron el asedio durante horas, añadieron las fuentes de la agencia Reuters.

Entre la multitud, algunos habrían blandido pistolas, amenazando con cortar el agua y las fuentes de energía, haciendo sonar un audio del expresidente Hugo Chávez diciendo “¡Tiembla, ligarquía!”.

El legislador Américo De Grazia, fue quien salió peor librado. Al ser golpeado en la cabeza cayó inconsciente y finalmente fue llevado en camilla a una ambulancia. Su familia más tarde dijo que estaba fuera de peligro y que había recibido sutura.

El centro de Caracas es fuerte tradicional para el gobierno, escenario de una serie de enfrentamientos desde que la oposición minó al Partido Socialista en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

“Hechos extraños”

En su discurso durante el desfile militar de la Independencia, Maduro condenó la que llamó “extraña” violencia en la Asamblea, pero también desafió a la oposición a hablar sobre la violencia ocasionada por sus adeptos.

Y es que en las protestas diarias desde abril, los manifestantes han chocado violentamente con fuerzas de seguridad del Estado usando piedras, morteros caseros y cócteles Molotov, dejando alrededor de 90 víctimas mortales en el camino.

Sin embargo, no era común que la violencia viniera de adeptos del gobierno diferentes a las fuerzas encargadas de reprimir las manifestaciones, pese a las denuncias de la participación de diversos grupos paramilitares conocidos como ‘Colectivos’.

“Quiero paz para Venezuela. No acepto la violencia de nadie”

Numerosas naciones extranjeras repudiaron los acontecimientos del miércoles. “Condeno el grotesco ataque a la Asamblea Venezolana”, dijo el embajador británico John Saville.

“Esta violencia, perpetrada durante la celebración de la independencia de Venezuela, es un asalto a los principios democráticos de los hombres y mujeres que lucharon por la independencia de Venezuela hace 206 años”, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Antes de atacarlos, los legisladores de la oposición celebraron una sesión denunciando al presidente como un “dictador” y aprobando un plebiscito que la oposición está organizando para el 16 de julio, preguntando a los venezolanos qué piensan de los planes de Maduro.

Así registró los hechos la cadena Univisión:

https://youtu.be/aXdW3ltF3sI

Con información de REUTERS