Producción de cocaína en Colombia alcanzó niveles récord
Share this on

Producción de cocaína en Colombia alcanzó niveles récord

Con la atención mundial puesta en la finalización del conflicto armado en Colombia, un reciente informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reveló que ese país alcanzó su mayor récord de producción de cocaína en el 2016. De acuerdo a la autoridad, el incremento fue de un 52 por ciento en comparación con el año 2015.

El diario El Tiempo publicó que durante el 2016 la siembra de la hoja de coca alcanzó las 146.000 hectáreas, cifras que coincidirían en gran medida con las arrojadas por consultoras norteamericanas. El periódico señaló que la región de Nariño, ubicada en el suroeste del país, es la más afectada por la producción de cocaína, y en particular el municipio de Tumaco.

Asimismo, otras regiones como Putumayo y Norte de Santander también conviven con este flagelo. Se estima que en los tres departamentos se produce el 70 por ciento del alcaloide en ese país.

Según el último informe del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI), dependiente de la UNODC, el territorio sembrado con hojas de coca llegaba a las 96.000 mil hectáreas en el 2015. Un año después, la cifra aumentó en un 52 por ciento luego de alcanzar las 146.000 hectáreas que terminaron por romper el récord registrado.

De igual manera, el informe sostuvo que la producción potencial de cocaína en el 2016 tuvo un crecimiento del 34 por ciento en comparación con el año 2015, tras pasar de 646 toneladas a 866.

Debido al incremento en la producción de cocaína y la expansión de cultivos ilícitos, la SIMCI reportó que en el 2016 el precio del kilogramo la hoja de coca disminuyó en un 3,3 por ciento, al igual que la pasta base que tuvo una caída del 5,5 por ciento.  

Luego de que se conoció el récord de producción de cocaína, en diálogo con 360 Radio, el vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo, hizo hincapié en la labor que adelanta el Gobierno de Juan Manuel Santos para alcanzar “acuerdos voluntarios” con las diferentes comunidades para erradicar la mayor cantidad posible de cultivos ilícitos.

“No vamos a pelear con las cifras, vamos a pelear con los narcotraficantes”

En la entrevista, Naranjo indicó que en unas 50 mil hectáreas sería exterminada la siembra, de manera forzosa. Mientras en que otras 50 mil los cultivos serían eliminados luego de entablar negociaciones con los productores involucrados. Para el vicepresidente es fundamental atacar de raíz el problema para evitar que el día de mañana se vuelva a cultivar la hoja de coca en los mismos terrenos.

“Será fundamental no solamente para quebrar la tendencia del crecimiento que se registró durante los últimos dos años, sino para regresar realmente al mínimo histórico”

Por último, el exgeneral destacó la importancia de finiquitar el flagelo ahora que Colombia se encuentra en plena implementación del acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Durante muchos años, una de las principales fuentes de financiación del grupo alzado en armas fue precisamente el cultivo de cocaína.