Corte de Constitucionalidad guatemalteca ampara a comisión de la ONU tras intento presidencial de acallarla
Share this on

Corte de Constitucionalidad guatemalteca ampara a comisión de la ONU tras intento presidencial de acallarla

El máximo tribunal constitucional de Guatemala impidió que se expulsara al jefe de una unidad anticorrupción de las Naciones Unidas en ese país por orden del presidente Jimmy Morales.

La decisión de la Corte Constitucional ratifica que el jefe de Estado no podía expulsar a Ivan Velásquez, un exfiscal colombiano que lidera la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, conocida como CICIG.

Morales ordenó el domingo la expulsión del funcionario, que ha representado una piedra en el zapato para él al investigar a uno de sus hijos y a un hermano Sammy. Esto además de tratar de eliminar su inmunidad presidencial en la investigación por más de 800.000 dólares en fondos de campaña no declarados, aunque el mandatario ha negado cualquier responsabilidad.

Dentro de las Naciones Unidas, Velásquez tiene rango de secretario general adjunto. También es ampliamente respetado, por lo que la maniobra del presidente guatemalteco desencadenó una serie de renuncias en su gabinete y una tormenta de críticas por parte de otras naciones occidentales.

Morales, de 48 años, dijo que respetaría la decisión de la Corte, alejándose de la posición que mantuvo el fin de semana cuando la acusó de sobrepasar sus funciones al dictar sentencia sobre el caso. También ha buscado el apoyo de algunos alcaldes, posiblemente para tratar de contrarrestar la presión diplomática y las protestas callejeras de los activistas que lo llaman corrupto.

“No estoy defendiendo a la gente corrupta, no estoy en contra de la lucha contra la corrupción, ni siquiera estoy en contra de la CICIG. ¿Es un machete bueno o malo? Depende de quién lo maneje”, dijo el también excomediante en una reunión con los burgomaestres.

Morales ganó la presidencia en 2015 con una plataforma de gobierno honesto después de que su predecesor, Otto Pérez Molina, se vio obligado a dimitir y resultó encarcelado en un caso de corrupción de varios millones de dólares, también como resultado de una investigación de la CICIG.

Las Naciones Unidas afirmaron el martes que estaban “perturbadas” por las acciones de Morales contra Velásquez, mientras que la Comisión Internacional de Juristas, con sede en Ginebra, dijo que el incumplimiento de la decisión de la Corte Constitucional podría constituir una “ofensa criminal”. “La decisión del presidente de declarar a Ivan Velásquez como ‘no grata’ y ordenar su inmediata retirada del país es una clara violación del derecho internacional”, dijo la ICJ en un comunicado.

Cientos de guatemaltecos salieron a las calles el lunes en apoyo al delegado colombiano, algunos gritando “¡Lleve a Jimmy Morales a la Corte!”. Algunos grupos salieron en apoyo al presidente y contra lo que califican como injerencia extranjera.

El embajador estadounidense en Guatemala, Todd Robinson, dijo a Reuters que las acciones del presidente guatemalteco podrían poner en riesgo un plan de desarrollo estadounidense en Centroamérica para reducir la pobreza y la delincuencia.

“Probablemente habrá consecuencias por la decisión del presidente”, dijo Robinson, aunque enfatizó que cualquier medida estadounidense tendría que ser cuidadosamente pensada.

Muchos políticos en Guatemala consideran que el cuerpo de la ONU (dirigido por extranjeros, lo cual es inusual entre los cuerpos de la ONU), es una violación de la soberanía nacional. Los activistas anticorrupción lo avalan aludiendo a una limpieza de gobierno.

Con información de REUTERS