Luisa Ortega responsabilizó al gobierno por su seguridad tras ser destituida arbitrariamente
Share this on

Luisa Ortega responsabilizó al gobierno por su seguridad tras ser destituida arbitrariamente

La Asamblea Constituyente de Venezuela retiró arbitrariamente de su cargo a la fiscal general Luisa Ortega, confirmando el temor de la oposición de que comenzaría a erradicar a los críticos del presidente Nicolás Maduro.

La fiscal se convirtió en la principal voz disidente entre el oficialismo desde el inicio de las protestas callejeras de la oposición, en abril pasado. Ortega acusó a Maduro de abusos contra los derechos humanos y de falsear los resultados de las elecciones del pasado fin de semana.

El Tribunal Supremo envió una carta a la Asamblea Constituyente acusándola de “presunta comisión de falta grave”, sin dar detalles.

La oficina de Ortega fue bloqueada por guardias armados. Ella denunció que fue maltratada cuando trató de entrar en el edificio, alegando que un guardia la golpeó con su escudo.

“Cualquier atentado contra mi persona, cualquier hecho que ponga en peligro mi vida, responsabilizo al ejecutivo nacional, especialmente al SEBIN”, declaró la fiscal a medios de comunicación reiterando sus críticas al gobierno:

https://www.youtube.com/watch?v=0CYqpll48qE

La exfuncionaria terminó huyendo del caos en una moto. Al atardecer, la escena se había calmado, pero la Guardia Nacional mantuvo el acceso al edificio bloqueado.

Condena internacional

“El despido de la Fiscal General Luisa Ortega es el primer acto dictatorial de una asamblea constituyente ilegítima, reiteramos nuestra solidaridad con el pueblo venezolano”, dijo en Twitter el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Su homóloga chilena, Michelle Bachelet, dijo que el de Ortega era otro paso en la “ruptura democrática” de Venezuela, mientras que el bloque comercial sudamericano Mercosur suspendió indefinidamente a ese país. La asamblea aprobó una resolución “rechazando enfáticamente” la acción del Mercosur.

La asamblea constituyente reemplazó a Ortega con el defensor de derechos humanos de Maduro, Tarek Saab; un aliado del gobierno que la oposición ha criticado por ‘hacerse el de la vista gorda’ con los abusos del Estado.

Después de tomar su juramento como fiscal, Saab prometió detener la violencia, criticando a Ortega por lo que la llamó “complicidad e inacción” ante el derramamiento de sangre que ha ocurrido en los últimos meses.

 

Con información de REUTERS