Haití convierte en delito el matrimonio homosexual
Share this on

Haití convierte en delito el matrimonio homosexual

La polémica ley aprobada por el Senado de Haití penaliza el matrimonio de personas del mismo sexo y prohíbe todo aquello que pueda ser considerado como propaganda a favor de la homosexualidad con penas de hasta tres años de prisión. La sanción contó con 14 votos positivos, uno negativo y una abstención. En el caso de que la normativa sea vulnerada.

Para reforzar la medida, las expresiones en público de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (LGBTI) serán consideradas un atentado contra las buenas costumbres. La iniciativa fue propuesta por el senador Carl Murat Cantave, que considera a las personas homosexuales como culpables de todo lo malo que acontece en Haití y en el mundo.

El portal de noticias Segundo Enfoque sostuvo que la nueva disposición no solamente aplica para la población local, sino también para todos los ciudadanos extranjeros que habitan en Haití. A parte de cumplir con una condena, los infractores se verán obligados a pagar un resarcimiento económico que va desde los 8 mil dólares.

El presidente de la única organización LGBTI en Haití, Charlot Jeusy, declaró a ese mismo medio que la comunidad homosexual está preocupada por las determinaciones que las autoridades legislativas del país han promulgado. Según él, no tiene sentido que el Senado de Haití haya promovido la penalización del matrimonio igualitario si se tiene en cuenta que las uniones homosexuales nunca fueron reconocidas por la ley.

“Hay senadores que abiertamente expresan su homofobia, lo que supone un claro ataque contra nosotros”

En más de una oportunidad se han registrado en Haití incidentes que tienen como perjudicados a ciudadanos homosexuales. De hecho en varias oportunidades algunas ceremonias simbólicas han sido violentamente interrumpidas por sectores que se muestran en contra de la diversidad sexual. Otros episodios han culminado con víctimas fatales porque, bajo el concepto tradicional que maneja esa nación, los actos promovidos por el colectivo LGBTI son considerados como atentados contra la moral y el orden público.

En información del Diario 21, antes de que el proyecto de ley en cuestión fuera tratado por la cámara del Senado, a mediados de junio se empezó a debatir si las personas homosexuales deberían recibir lo que se conoce como “el certificado de buena vida”. A través de dicho documento los ciudadanos pueden acceder a diferentes actividades como el ejercicio de un empleo o inclusive el permiso para viajar.

Este medio establece que la situación que vive la comunidad LGBTI en Haití es tal, que en septiembre del 2016 los directivos de la Fundación Conocimiento y Libertad (FOKAL) se vieron obligados a cancelar el Festival Masimadi, que duraría tres días y buscaría promover la libertad sexual. El reversazo se debería a que la entidad recibió un significativo número de amenazas.