Actor de la película ‘Ciudad de Dios’ ahora es sospechoso de asesinato
Share this on

Actor de la película ‘Ciudad de Dios’ ahora es sospechoso de asesinato

Ivan da Silva Martíns, quien en la reconocida película brasileña ‘Ciudad de Dios’ interpretó a Ivanzinho, integrante de una pandilla que trabajaba al servicio del narcotráfico en una favela de Río de Janeiro, ahora vive su propia película en la realidad.

Según han dado conocer distintos medios locales, el popular Ivanzinho se ha convertido en el líder de una banda dedicada al crimen organizado que opera en una de las favelas de Río de Janeiro, conocida como la banda de los ‘Amigos dos Amigos’.

Además, en los últimos días se ha convertido en uno de los delincuentes más buscados por las autoridades brasileñas como el principal sospechoso del asesinato del agente Hudson Silva de Araujo, un policía militar de la favela Vidigal.

El sargento de Araujo murió a manos de cuatro hombres armados justo en el momento en el que patrullaba con su unidad de la Policía Pacificadora (UPP) por la Rua Presidente Joao Goulart, en la favela de Vidigal. Cabe destacar que esta sería la primera situación de este tipo que se presenta en Vidigal desde que el UPP entró a esa favela, en enero de 2012.

Fernando Meirelles, director de ‘Ciudad de Dios’, película que estuvo nominada en cuatro ocasiones a premios Oscar, quedó sorprendido cuando vio la noticia en la que acusaban a  Ivanzinho: “Cuando leí la noticia quedé muy impactado”, admitió Meirelles al diario O Globo, quien describió al joven en la época de filmación como “un chico puntual y buen actor”.

En la película, Ivanzinho formaba parte de la banda de uno de los protagonistas, conocido como Zé Pequenho, pero ahora el actor es apodado ‘Iván el terrible’, y se ha vuelto un hombre peligroso y agresivo, tal como detalla el diario El País.

“Como su propio apodo indica, Iván el Terrible no era un jefe simpático” explica el medio español. “Además de traficar con drogas, obligaba a los conductores de furgonetas a pagar una tasa por circular por el barrio” agrega.

Los medios brasileños también han coincidido en que Iván ha sido de los principales culpables de que en la favela de Vidigal se haya perdido la tranquilidad y ahora sea una más de las zonas más peligrosas bajo el control del crimen organizado en Río de Janeiro.

Esto pese a que era considerada la última favela donde se mantenía la paz: “Hasta el asesinato de Araujo, Vidigal era el último reducto de paz en las favelas cariocas. Eso ha cambiado”, tal y como señala el portal Playground.

Ese magazín agrega que el sargento Araujo “es también la víctima número 91 en Río de Janeiro en lo que va del año; una cifra que da buena cuenta del declive y la deriva violenta que viene sufriendo la “ciudad más feliz del mundo””.