Estatua violentada de Michael Jackson refleja la violencia que atormenta a Río
Share this on

Estatua violentada de Michael Jackson refleja la violencia que atormenta a Río

Una escultura de Michael Jackson ubicada en la favela de Santa Marta, en el sur de Río de Janeiro, apareció con un fusil colgado en su cuello. El hecho fue registrado por diferentes usuarios en redes sociales.

La estatua fue colocada en el 2010 y hace referencia a la visita que realizó el “Rey del pop” a la favela carioca en 1996 para rodar el videoclip de su éxito “They Don’t Really Care About Us”.

De acuerdo con las autoridades locales, los responsables del sabotaje realizado al monumento de Michael Jackson serían integrantes de una banda criminal que trabaja al servicio de un traficante de drogas que fue detenido el pasado 27 de julio, los cuales ya se tienen identificados y a los que se busca intensamente.

“La foto fue posiblemente tomada en el inicio de la mañana (…) para evitar un enfrentamiento con los policías de la UPP”, señaló un comunicado citado por medios brasileños y reproducido por el portal Milenio.

Este hecho demuestra que la violencia e inseguridad que vive actualmente Río de Janeiro es un tema bastante preocupante. La favela Santa Marta era considerada hasta hace unos meses una de las más tranquilas. Sin embargo, justo después de los Juegos Olímpicos del año pasado, la inseguridad se ha ido apropiando del sector.

La inauguración de la escultura de Michael Jackson, coincidió con el momento en que se dio inicio a la política de “pacificación” en algunos de los barrios más peligrosos de Río de Janeiro. Esta “contemplaba la incursión y establecimiento de estructuras de fuerzas de seguridad”, según destaca El comercio.

En tan solo los primeros 8 meses del año en curso ya han sido asesinados 97 agentes que se encontraban en servicio en las distintas favelas de la ciudad. Además, el fuego cruzado y las balas perdidas producto de los enfrentamientos armados han cobrado miles de víctimas inocentes, incluyendo niños.

Uno de los funcionarios de la policía que hace parte de los 97 asesinados durante el 2017 es el sargento Hudson Silva de Araujo, quién habría sido asesinado por órdenes de ‘Ivan el terrible’, uno de los actores que participó en la reconocida película brasileña Ciudad de Dios.

Lea después: Actor de la película ‘La Ciudad de Dios’ es sospechoso de asesinato

El sargento de Araujo murió a manos de cuatro hombres armados justo en el momento en el que patrullaba con su unidad de la Policía Pacificadora (UPP) por la Rua Presidente Joao Goulart, en la favela de Vidigal.