Brasil investiga la masacre de indígenas en la amazonia
Share this on

Brasil investiga la masacre de indígenas en la amazonia

El Gobierno de Brasil tomó conocimiento del hecho luego de que un testigo denunciara que un grupo de mineros ilegales estaría detrás de la matanza. Luego de realizar varios rastrillajes, las autoridades policiales confirmaron la masacre del grupo indígena que residía en las selvas amazónicas en estado de total aislamiento de la civilización.

De acuerdo al diario La Tercera, al menos 10 miembros de dicha comunidad aborigen habrían sido asesinados, mutilados y posteriormente arrojados al río. Los miembros de la tribu, que se dedicaban a la recolección de huevos en el Valle del Javarí, reserva natural ubicada en el oriente de Brasil, fueron masacrados al toparse con un grupo de estos mineros.

“Este es el segundo ataque en lo que va del año por parte de mineros a estas tribus”

Los responsables del violento ataque se encontraban en la búsqueda de oro cuando sucedió el fatídico episodio. Lejos de sentirse arrepentidos, los trabajadores se dieron cita en un bar de la zona para jactarse de la situación. Fue allí que un hombre que se encontraba en el lugar escuchó la conversación que mantenían los susodichos y no dudó en grabarlos y alertar a la Policía.

Para cometer el delito, los autores habrían hecho uso de sus armas de fuego para reducir a los aborígenes, quienes solamente utilizaban como defensa arcos y flechas. De llegar a confirmarse que fueron 10 las personas asesinadas, se estima que la cifra representaría un cuarto del total de la tribu.

La organización Survival International aseguró a través de un comunicado que luego de recibir la denuncia, el ministerio Público Federal del Estado de Amazonas (MPAM) estaría adelantando una investigación al respecto. Asimismo, esa institución sostuvo que serían más de 10 los nativos acribillados, entre los cuales habría niños y mujeres. Además remarcó que luego de cometer el delito los mineros exhibieron algunas pertenencias de la tribu como trofeos.

El director de Survival International, Stephen Corry, denunció que el presidente de Brasil, Michel Temer, ha reducido el presupuesto destinado para la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), entidad que depende directamente del Gobierno. Según Corry, la medida adoptada por el Ejecutivo dejó sin protección a muchas comunidades indígenas del país, que viven en total aislamiento.

“Si se confirman estas noticias, el presidente Temer y su Gobierno tendrán una gran responsabilidad por este ataque genocida”

De acuerdo a la información de esta organización los mineros ejercían su labor de manera ilegal, y por el crimen ya habrían sido detenidos al menos dos de ellos. La entidad recalcó que en la zona en la que sucedieron los hechos están instaladas otras comunidades indígenas que solamente se encuentran en Brasil.

En versión del portal de noticias Segundo Enfoque, las autoridades locales indicaron que la cantidad de aborígenes masacrados ascendería a 20. Este medio sostiene que en la región en la que ocurrió la masacre conviven unas 14 tribus, la mayoría aún desconocidas que constantemente sufren las consecuencias del turismo y la minería ilegal.

El hermetismo en que se conservan las comunidades nativas de la zona se ha convertido en un atractivo para los foráneos, quienes a su paso dejan incluso enfermedades como la hepatitis.