Colombia rechaza amenaza de descertificación por parte de Donald Trump
Share this on

Colombia rechaza amenaza de descertificación por parte de Donald Trump

Colombia defendió sus esfuerzos contra el narcotráfico después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que consideraba quitarle la certificación debido a un aumento en los cultivos de coca.

Decenas de millones de dólares en financiamiento de desarrollo, seguridad y ayuda logística podrían estar en peligro si los Estados Unidos decidieran que el país sudamericano no está haciendo lo suficiente, poniendo en riesgo incluso el acceso de capitales de organizaciones multilaterales a Colombia.

Los dos países han sido durante mucho tiempo aliados cercanos en la lucha contra los estupefacientes ilegales, pero en los últimos años han ampliado el enfoque de su relación para incluir el comercio y el proceso de paz con guerrillas.

Sin embargo, Trump dijo esta semana que había contemplado declarar que Colombia no cumple sus obligaciones de lucha contra las drogas debido a la alta producción de coca, lo cual rechazó de tajo el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

“Colombia es sin duda el país que más ha luchado contra las drogas, y que ha tenido más éxito en ese frente”, dijo el Gobierno en una declaración.

“Nadie tiene que amenazarnos para enfrentar este desafío”

En los últimos siete años, Colombia confiscó 1.621 toneladas de cocaína, según el comunicado oficial.

Estados Unidos expresó su preocupación por el drástico aumento en el cultivo de coca y la consecuente producción de cocaína al cierre del año pasado, después de que Colombia firmó un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y detuvo la fumigación con el poderoso herbicida glifosato a raíz de objeciones sanitarias.

El cultivo de coca alcanzó las 188.000 hectáreas, mientras que la capacidad de producción de cocaína se elevó a 700 toneladas anuales; las cifras más altas durante al menos una década.

Colombia cuenta con más de 400 millones de dólares en ayuda financiera de Estados Unidos para implementar el acuerdo de las FARC, pero ha rechazado la posibilidad de reiniciar la fumigación con glifosato, algo que Washington promueve.

En cambio, Colombia opta por la erradicación manual y la sustitución de cultivos en concierto con las comunidades rurales, como se acordó en el acuerdo de las FARC. Asimismo, proyecta eliminar manualmente 50.000 hectáreas de coca.

Grupos guerrilleros, paramilitares de derecha y bandas de delincuentes han estado involucrados en el tráfico de drogas durante un conflicto de más de medio siglo, que ha matado a más de 220.000 personas y desplazado a millones.

Con información de REUTERS