La Florida vuelve a la calma en la medida en que Irma se debilita
Share this on

La Florida vuelve a la calma en la medida en que Irma se debilita

Residentes de algunas partes de los Cayos de la Florida regresarán este martes para revisar los daños causados por el huracán Irma, que devastó el estado con fuertes vientos y tormentas que destruyeron casas y dejaron a millones sin electricidad.

Degradada a una tormenta tropical el lunes, Irma fue uno de los huracanes más potentes de la historia en el Atlántico. A su paso dejó un rastro de inundaciones y destrucción en varias islas del Caribe.

El portaaviones estadounidense Abraham Lincoln arribó a la costa este de la Florida, mientras que dos buques de asalto anfibios llegarán el martes para ayudar en los Cayos, donde Irma tocó tierra primero el domingo, como un huracán de Categoría 4. El ejército distribuirá alimentos y ayudará a evacuar a 10.000 residentes de los cayos que no se fueron antes de la tormenta, dijo el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Heather Carruthers, comisionada del condado de Monroe, confirmó muertes en el archipiélago, donde viven casi 80,000 residentes permanentes. Sin embargo, no tenía una cuenta exacta de la cantidad de víctimas. “Hemos encontrado algunos cadáveres”, dijo en una entrevista con CNN. Las imágenes de video de las islas mostraron viviendas desgarradas por vientos sostenidos de hasta 210 kilómetros por hora que dejaron a los cayos sin electricidad, agua potable y servicio de telefonía celular.

Varios aeropuertos importantes de la Florida que detuvieron operaciones las retomarán el martes, incluyendo el Miami International, uno de los aeropuertos más activos del país. Allí, el huracán provocó miles de cancelaciones de vuelos y una de las evacuaciones más grandes en la historia de los Estados Unidos.

Sin embargo, el alcance de los daños en Florida y los estados vecinos palideció en comparación con la devastación total dejada por Irma en partes del Caribe, donde mató a casi 40 personas —al menos 10 de ellos en Cuba– antes de verter su furia en la Florida. Allí llegó todavía catalogado en la categoría 5; la máxima en la escala de peligrosidad.

Inundaciones récord

En Florida, los ríos St. John y Cedar alcanzaron niveles récord de inundaciones el lunes, aunque se pronostica que las aguas retrocederán en ambos ríos el martes.

Especialmente golpeado en los Estados Unidos fue el complejo de Archipiélago de los Cayos, que se extiende hasta el Golfo de México desde la punta de la península de la Florida, conectado con el continente por una única carretera estrecha. El gobernador Rick Scott habló de una gran “devastación”, y añadió que prácticamente todos los parques de casas móviles de la cadena de islas se quedaron sin salida.

“Es horrible lo que vimos”

Los cayos fueron evacuados en gran parte antes de que la tormenta golpeara y la policía estableció el punto de control el lunes para evitar que los residentes desplazados regresaran mientras las autoridades trabajaban para restaurar la electricidad, el agua, los suministros de combustible y el servicio médico.

Uno de los mayores problemas fue el apagón generalizado. Se reportaron cerca de 7,4 millones de hogares y negocios sin electricidad en Florida y los estados vecinos, al tiempo que reconocían que podría tomar semanas restaurar completamente el servicio.

Scott dijo que el 65 por ciento de la Florida, el tercer estado más poblado de Estados Unidos con cerca de 18.8 millones de personas, estaba sin electricidad.

La llegada de Irma a la Florida se produjo alrededor de dos semanas después de que el huracán Harvey cobrara unas 60 vidas y causara daños a propiedades de hasta 180.000 millones de dólares después de golpear las costas del Golfo de Texas y Luisiana, con fuertes lluvias e inundaciones.

Las pérdidas de bienes asegurados en Florida oscilaría entre $ 20 mil millones y $ 40 mil millones, de acuerdo con la firma de modelos de catástrofes AIR Worldwide.

Esa cifra, inferior a las previsiones anteriores de hasta 50.000 millones de dólares en pérdidas aseguradas, ayudó a impulsar la manifestación de alivio en Wall Street ante los temores de que Irma reduciría el crecimiento económico de Estados Unidos.

Con información de REUTERS