Irma se convierte en el huracán más fuerte jamás registrado en el Atlántico
Share this on

Irma se convierte en el huracán más fuerte jamás registrado en el Atlántico

El huracán Irma alcanzó la Categoría 5 de peligrosidad, la más alta en la escala, mientras se aproxima minuto a minuto al Caribe y el sur de Estados Unidos con vientos de hasta 295 kilómetros por hora.

Se esperaba que el ojo de Irma cruzara el norte de las Islas de Barlovento, al este de Puerto Rico, el martes por la noche o el miércoles temprano. Desde allí se emitieron advertencias de huracanes a las Islas Vírgenes británicas y estadounidenses, además de Puerto Rico, según un comunicado de las autoridades.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) calificó a Irma como un huracán “potencialmente catastrófico” de categoría 5 —la más alta de la escala–, añadiendo que se trata del huracán “más fuerte en el Atlántico, fuera del Mar Caribe y el Golfo de México, en los registros de la NHC”.

Al momento del registro, Irma estaba a unos 295 kilómetros de Barbuda en dirección este-sudeste, en el Caribe oriental, desplazándose hacia el oeste a unos 22 km/h, según el NHC. Los vientos máximos sostenidos fueron de 295 kp/h, con vientos huracanados que se extienden a 96 km del ojo de la tormenta.

El gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló, instó a los 3,4 millones de residentes de la isla a resguardarse en uno de los 460 refugios de huracanes antes de que la tormenta llegue a la madrugada del martes.

“Esto es algo sin precedentes”, dijo Rosselló en una conferencia de prensa. El gobernador pedirá al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que declare un estado de emergencia federal incluso antes de que pase la tormenta para permitir el desembolso de fondos de emergencia.

El gobernador de la Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia y dijo el martes que también le pedirá a Trump que haga una declaración de emergencia con antelación.

Se espera que Irma llegue al sur de la Florida el sábado. Mientras tanto, las acciones de las compañías de seguros con exposición en ese estado cayeron ostensiblemente el martes.

Nerviosismo

Gary Randall, jefe del Blue Waters Resort de la costa norte de Antigua, dijo que el personal había asegurado las ventanas y cualquier cosa que podría convertirse en un peligro, despojando árboles de cocos y frondas, por ejemplo.

“No estaba tan nervioso ayer, pero hoy estoy nervioso”, dijo Randall en conversación telefónica con la agencia Reuters, agregando que esperaba que la playa del hotel fuera barrida y que gran parte de la propiedad de 108 habitaciones quedara inundada.

Julia Nuñez Rodríguez, madre soltera de tres que vive al norte de Santo Domingo, capital dominicana, estaba más preocupada por el posible número de muertos. “Estoy esperando y orando”, dijo.

Las líneas aéreas cancelaron vuelos a la región, aunque American Airlines agregó tres vuelos adicionales a Miami de San Juan, St. Kitts y St. Maarten.

La temporada de huracanes del Atlántico termina el 30 de noviembre. Mientras tanto, los residentes de Texas y Luisiana todavía estaban recuperándose del huracán Harvey, que golpeó el sur de los Estados Unidos como un huracán de Categoría 4 el 25 de agosto. Las inundaciones por lluvia destruyeron miles de hogares y negocios, matando a unas 60 personas y desplazando a más de 1 millón.

Con información de REUTERS