Dos huracanes más se formaron en el Caribe, alrededor de Irma, que ya deja numerosos destrozos
Share this on

Dos huracanes más se formaron en el Caribe, alrededor de Irma, que ya deja numerosos destrozos

El huracán Irma fue el más fuerte jamás registrado en el Océano Atlántico, y una de las cinco tormentas más fuertes en llegar a la cuenca del Atlántico en 82 años, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC). Sin embargo, casi al mismo tiempo que alcanzaba su punto máximo de impacto, otros dos huracanes se formaron en la zona.

Katia, en el Golfo de México, es el menor de los tres, mientras que José es el que se ubica más hacia el interior del Atlántico, a unos 1.310 kilómetros al este de las islas Antillas Menores del Caribe. Después de Irma, este podría eventualmente amenazar a los Estados Unidos.

Las imágenes divulgadas por la agencia espacial Nasa son elocuentes:

El huracán Irma irrumpió el jueves en un vulnerable Haití tras devastar una cadena de islas del Caribe y matar al menos a 10 personas mientras enfilaba hacia la Florida.

Con vientos de alrededor de 290 kilómetros por hora, la tormenta se ha estrellado a través de varias pequeñas islas en el noreste del Caribe en los últimos días, incluyendo Barbuda, San Martín y las Islas Vírgenes británicas y estadounidenses, arrancando árboles y arrasando con hogares y hospitales.

La velocidad de los vientos cayó ligeramente cuando la tormenta azotó la costa norte de la República Dominicana, pero siguió siendo una tormenta de categoría 5 extremadamente peligrosa, según el NHC. Se espera que Irma llegue a Florida como una Categoría 4 todavía muy poderosa el domingo, con oleadas de tormenta e inundaciones que comenzarían dentro de las próximas 48 horas.

“No creo que hayamos visto algo así”, dijo el presidente estadounidense Donald Trump a periodistas en la Casa Blanca el jueves, después de declarar un desastre importante en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. “Para el pueblo de Florida, solo queremos que se protejan, sean muy vigilantes y cuidadosos”, dijo el presidente, dueño de la propiedad de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, la cual visita frecuentemente.

Funcionarios de manejo de emergencias de la Florida comenzaron las evacuaciones, ordenando a los turistas que abandonaran los cayos..

Las autoridades del Caribe se apresuraron a evacuar a decenas de miles de residentes y turistas en el camino de la tormenta, mientras que en las islas en su estela, trataban de dimensionar la magnitud de la devastación.

En las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, un gran hospital fue borrado por el viento, mientras que Barbuda, donde murió una persona, fue reducida a “escombros”, según el propio primer ministro Gastón Browne.

En el territorio británico de ultramar de Anguila, otra persona murió, mientras que el hospital, el aeropuerto, el servicio eléctrico y el servicio telefónico fueron afectados, dijeron funcionarios del servicio de emergencia. Un surfista también resultó muerto en Barbados.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, dijo que cuatro cuerpos fueron recuperados en la pequeña isla franco-holandesa de San Martín, que también fue golpeada duramente. “Es un desastre enorme, el noventa y cinco por ciento de la isla está destruida, estoy en estado de shock”, dijo a Radio Caribbean International Daniel Gibbs, presidente de un consejo local de Saint Martin.

Las imágenes de televisión de la isla mostraron un puerto deportivo dañado con botes arrojados en pilas, calles sumergidas y casas inundadas. El presidente francés, Emmanuel Macron, habló el jueves con la primera ministra británica, Theresa May, para coordinar una respuesta humanitaria de emergencia.

Tres personas murieron en Puerto Rico, y alrededor de dos tercios de la población quedaron sin electricidad, dijo el gobernador Ricardo Rosselló, después de que la tormenta pasara por la costa norte del territorio estadounidense. Sin embargo, añadió que era demasiado pronto para estimar el costo del daño.

La tormenta pasó justo al norte de la isla de La Española, compartida por la República Dominicana y Haití, causando algunos daños e inundaciones al acercarse a la empobrecida zona haitiana de la isla, particularmente vulnerable a huracanes y lluvias.

“Pedimos a todos los que viven en áreas en riesgo que abandonen sus hogares. Si no lo hacen, serán evacuados a la fuerza “, dijo el presidente Jovenel Moise.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia advirtió que millones de niños podrían estar en riesgo en esos dos países. Se prevé que el ojo de Irma pasará por encima de las Islas Turcas y Caicos, un territorio británico y las Bahamas antes de trasladarse hacia los cayos de Cuba. Allí se comenzó a evacuar a algunos de los 51.000 turistas que visitan la isla, y particularmente 36.000 personas en los centros turísticos de la pintoresca costa norte, la mayoría canadienses.

“Canadá evacuó a todos los turistas canadienses en el país”, dijo el ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, estimando que constituían el 60 por ciento de los visitantes en la zona crítica del país.

Las autoridades de la República Dominicana también ordenaron evacuaciones en ciudades a lo largo de la costa atlántica norte, una zona turística próspera donde los árboles fueron derribados por fuertes vientos, aunque no se reportó ningún daño severo.

Con información de REUTERS