María podría llegar a convertirse en huracán importante esta semana
Share this on

María podría llegar a convertirse en huracán importante esta semana

María, una segunda tormenta de gran alcance en pocas semanas se dirigía a las maltrechas islas caribeñas este domingo, con pronósticos que indicaban que se fortalecería rápidamente hasta convertirse en un huracán importante en los próximos dos días.

La fuerza de María estaba creciendo cuando se aproximaba a las Antillas Menores, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHS, por sus siglas en inglés), estimando la velocidad de sus vientos en cerca de 140 kilómetros por hora.

María se acerca al Caribe oriental menos de dos semanas después de que Irma devastara la región antes de barrer con la Florida. Esa tormenta, una de las más poderosas jamás registradas en el Atlántico, con vientos de hasta 298 km/h, mató al menos a 84 personas; más de la mitad de ellas en el Caribe.

Se esperaban condiciones de huracán en Guadalupe, Dominica, Martinica, San Cristóbal y Nieves y Montserrat. El centro de huracanes advirtió a Puerto Rico que monitoreara la evolución de la tormenta.

Las Islas Vírgenes Británicas y San Martín, devastada por el huracán Irma, estaban bajo vigilancia de huracanes, al igual que las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Anguila.

Los más de 1.700 residentes de Barbuda, donde Irma dañó casi todos los edificios, se prepararon para María en Antigua, ahora bajo vigilancia de tormenta tropical, dijo Ronald Sanders, embajador de ese país en Estados Unidos.

Puerto Rico ya ha comenzado los preparativos para María, que el martes desencadenaría fuertes vientos en el territorio de Estados Unidos, que ya desde hace algún tiempo lidia con una debilitada economía y una frágil red eléctrica.

Los daños a Puerto Rico también podrían interrumpir la cadena de suministro de socorro a otras islas afectadas por Irma. “Puerto Rico es nuestro salvavidas”, dijo Judson Burdon, un residente permanente de Anguila, que ha ayudado a coordinar los envíos de suministros a la isla. “Hemos cancelado dos vuelos voluntarios debido al mal tiempo”, indicó.

Las entregas planificadas consistieron en madera contrachapada, herramientas eléctricas y tornillos para cerrar ventanas y puertas que permanecen abiertas en la isla, donde el 90 por ciento de las estructuras fueron dañadas.

El centro de huracanes también emitió una advertencia de tormenta tropical para las porciones de la costa de los Estados Unidos de mediados de Atlántico y Nueva Inglaterra por el huracán José, que se movió lentamente hacia el norte de su posición en el Océano Atlántico, 510 km al sureste del Cabo Hatteras, en el estado de Carolina del Norte.

El ojo de José, con vientos sostenidos de unos 150 kilómetros por hora, debería permanecer fuera de la costa este de Estados Unidos, dijo el NHS. Aun así, el martes podría llevar condiciones de tormenta tropical a la isla de Fenwick, Delaware, a Sandy Hook, Nueva Jersey, a East Rockaway Inlet, en Long Island de Nueva York, y a la isla de Massachusetts, de Nantucket.

Con información de REUTERS