Frida: la niña cuyo rescate le da esperanza a México cuando la cifra de víctimas llegó a 237
Share this on

Frida: la niña cuyo rescate le da esperanza a México cuando la cifra de víctimas llegó a 237

Los grupos de rescate mexicanos corrían contra el reloj durante todo el miércoles para salvar a una niña de 12 años atrapada bajo una escuela colapsada y llegar a otros posibles supervivientes enterrados en los escombros en el centro de México después del terremoto más mortal que haya azotado al país en tres décadas.

Al menos 237 personas murieron por el terremoto de magnitud 7,1 que impactó a unos 150 kilómetros al sudeste de la ciudad de México el martes por la tarde, 32 años después de que un terremoto matara a miles de personas en el mismo lugar.

Los trabajadores de rescate pudieron comunicarse con la niña, identificada sólo como Frida Sofía, quien respondió que había otros dos estudiantes cerca, pero no podía decir si estaban vivos, de acuerdo con la televisora ​​Televisa, cuyas cámaras y reporteros tenían acceso especial a la escena y mantienen una señal continua sobre el rescate.

https://youtu.be/EGcpni1h4vg

Los rescatistas habían visto previamente una mano que sobresalía de los escombros, y ella movió sus dedos cuando le preguntaron si todavía estaba viva, indicó Televisa.

El nombre completo de la niña no se hizo público, pero su familia esperó con angustia de cerca, sabiendo que los cuerpos de 21 niños y cuatro adultos fueron recuperados ya de las ruinas de la escuela Enrique Rebsamen.

Ellos y otros padres se aferraban a la esperanza después de que los equipos de rescate informaron que un maestro y dos estudiantes habían enviado mensajes de texto desde dentro de los escombros.

Los rescatistas se movían lentamente, erigiendo improvisados ​​andamios de madera para evitar que los escombros se desmoronaran aún más mientras buscaban un camino hacia las víctimas a través de las inestables ruinas.

Al igual que en las escenas de rescate en todo el Valle central de México, los funcionarios descartaron el uso de equipo pesado cuando hubiera signos de vida debajo.

“Tenemos muchas esperanzas de que algunos todavía serán rescatados”, dijo David Porras, uno de los muchos voluntarios que ayudaron a la búsqueda en la escuela para niños de 3 a 14 años. “Pero somos lentos, como las tortugas”, lamentó.

Los rescatistas exigían periódicamente “silencio total” a los espectadores, que se congelaban en su lugar para escuchar mejor las llamadas de ayuda.

Intentos similares han sacado a más de 50 supervivientes de edificios alrededor del país, según el presidente Enrique Peña Nieto.

Cincuenta y dos edificios se derrumbaron en Ciudad de México, de acuerdo con el alcalde Miguel Ángel Mancera. El saldo del sismo es de 102 personas en la Ciudad de México y 135 restantes en cinco estados circundantes, mientras que otras 1,900 personas fueron atendidas por lesiones.

El terremoto se produjo a sólo 31 kilómetros bajo la superficie, provocando grandes ondas de choque en el área metropolitana habitada por unos 20 millones de personas. Gran parte del capital se construye sobre una antigua cama de un lago que se sacude como jalea durante los sismos.

Los informes iniciales sugieren que los colapsos se limitaron sobre todo a los edificios que precedieron al terremoto de 1985, tras lo cual se promulgaron códigos de construcción más estrictos.

“La parte central de la Ciudad de México, en el lecho del lago, siempre va a ser un lugar complicado para construir”, dijo Rodrigo Suárez, director de operaciones de la promotora de apartamentos de Ciudad de México Hasta Capital.

“Estos viejos edificios pueden sobrevivir a un terremoto o dos o tres, pero como no se construyeron según normas modernas, siempre habrá riesgo”

Ayuda internacional

La compañía eléctrica nacional restauró el servicio al 95 por ciento de los 5 millones de clientes que la habían perdido, según Peña Nieto. La petrolera Pemex dijo que sus instalaciones no sufrieron daños significativos y que todas sus operaciones eran normales.

México seguía recuperándose de otro poderoso temblor que mató a casi 100 personas en el sur del país hace menos de dos semanas.

Los refuerzos de otros países comenzaron a llegar y más estaban en camino. Estados Unidos, Israel, España, Japón y varios países latinoamericanos respondieron con asistencia técnica y equipos de rescate, indicó el presidente.

A lo largo de la capital, se unieron voluntarios y transeúntes que usaron perros, cámaras, detectores de movimiento y equipo de búsqueda de calor para detectar víctimas aún vivas.

Pena Nieto pasó el día examinando varios de los sitios de rescate, tomando nota del gran número de estudiantes universitarios y otros que se han ofrecido como voluntarios para los esfuerzos de búsqueda y rescate.

“He visto una participación activa y muy comprometida de la juventud mexicana … He visto mucha solidaridad”, dijo el mandatario, que ha sido inusualmente visible durante los terremotos: un signo de la sensibilidad política de los desastres a menos de un año antes de las próximas elecciones presidenciales.

Con información de REUTERS