Corte Suprema estadounidense no objetará la restricción de entrada para venezolanos y otros extranjeros, decretada por Trump
Share this on

Corte Suprema estadounidense no objetará la restricción de entrada para venezolanos y otros extranjeros, decretada por Trump

La Corte Suprema de los Estados Unidos no objetaría la polémica restricción de entrada al país decretada por el presidente Donald Trump para ciudadanos de ocho países.

El Tribunal Supremo canceló los debates orales previstos para el 10 de octubre, en los que se buscaría decidir si la orden ejecutiva, que data del 6 de marzo y se enfoca principalmente en seis países de mayoría musulmana, era discriminatoria.

La prohibición expiró el domingo, pero el mandatario la reemplazó por una proclama que restringe indefinidamente los viajes desde Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad y Corea del Norte, al tiempo que incluía a ciertos funcionarios gubernamentales de Venezuela. Esta nueva prohibición, la tercera de la era Trump, podría afectar a decenas de miles de inmigrantes y visitantes potenciales.

Trump ha estado tratando durante la mayor parte del año crear una prohibición que apruebe la Corte. La proclamación del domingo, que según él es necesaria para eliminar amenazas terroristas o de seguridad pública, podría ser menos vulnerable a ataques legales, según los expertos.

También podría estar menos ligada a las promesas de campaña de Trump, que algunos tribunales consideraron demasiado sesgadas contra los musulmanes. “Cuanto mayor sea la sensación de que la política refleja un juicio experto, menos será la tentación de objetarla”, considera Saikrishna Prakash, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia, en un correo electrónico.

“Se parece menos a una cuestión de prejuicio o el deseo de cumplir una promesa de campaña”

La prohibición del 6 de marzo de Trump provocó indignación internacional y fue rápidamente bloqueada por cortes federales considerándola una discriminación inconstitucional o una violación de la ley de inmigración.

En junio, la Corte Suprema permitió que una versión limitada de la prohibición prosiguiera mientras los jueces se preparaban para escuchar los argumentos sobre su legalidad el 10 de octubre; algo que ya no ocurrirá.

En 2016, más de 72.000 visas de inmigrantes y no inmigrantes fueron emitidas a los países cubiertos por la nueva prohibición, exceptuando Venezuela. Sólo nueve norcoreanos emigraron a los Estados Unidos en 2016, y 100 obtuvieron visas de no inmigrante.

La nueva prohibición entrará en vigor el 18 de octubre, pero ya se aplica a cinco de los seis países cubiertos por la prohibición del 6 de marzo, según un cable del Departamento de Estado estadounidense emitido el domingo y obtenido por Reuters.

El gobierno ha dicho que el presidente tiene una amplia autoridad en temas de inmigración y seguridad nacional, pero los que se oponían a la prohibición de marzo habían argumentado que se oponía a la Constitución estadounidense en favor de una religión sobre otra.

También citaron las declaraciones que hizo Trump durante su campaña presidencial de 2016, incluyendo su llamado a un “veto total y completo de los musulmanes que ingresan a Estados Unidos”.

A las pocas horas de la proclama, fiscales de Hawaii, Nueva York y California dijeron que sus oficinas estaban revisando las nuevas restricciones. Organizaciones que se oponen a ese tipo de medidas lo denunciaron como más de lo mismo.

¿Prohibición musulmana?

“Esto sigue siendo una prohibición musulmana, simplemente añadieron otros tres países”, dijo Becca Heller, directora del Proyecto Internacional de Asistencia a los Refugiados, que anteriormente demandó las primeras órdenes ejecutivas de Trump al respecto.

“De esos países, Chad es mayoría musulmana, los viajes desde Corea del Norte ya están congelados y las restricciones a Venezuela sólo afectan a los funcionarios del gobierno”, dijo Heller.

 

Con información de REUTERS