Vicepresidente de Ecuador también cae en el escándalo de Odebrecht
Share this on

Vicepresidente de Ecuador también cae en el escándalo de Odebrecht

La fiscalía de Ecuador está tras la pista de documentación que involucra al vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, con la firma Odebrecht. La entidad judicial solicitó que el vicepresidente sea vinculado dentro de la megacausa de corrupción para poder llevarlo a juicio.

Tras el revuelo que generó la noticia, diferentes sectores han presionado para que el vicepresidente presente su carta de renuncia. Lejos de acceder al clamor, Glas afirmó que no cederá, argumentando que, al igual que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, fue elegido por votación popular.

El Diario 21 consignó que, para la Fiscalía, Glas es uno de los funcionarios de Ecuador que se benefició con los más de 33 millones de dólares que la constructora Odebrecht reconoció haber entregado en esa nación. Ante semejante acusación, según ese medio, el vicepresidente declaró que enfrentará la investigación con confianza porque no tiene “nada para ocultar”.

La delicada situación complicó la relación de Glas con el Gobierno al punto que desde la primera semana de agosto le fueron retiradas todas sus funciones. En estas circunstancias, el alto funcionario solamente cumple con sus obligaciones constitucionales en la actualidad.

Eso sí, el acusado no pierde la esperanza de recuperarlas cuando deje de ser víctima de las que llama “acusaciones maliciosas”:

“Fui elegido en binomio, si renuncio, renunciamos los dos”

Lo preocupante es que la entidad judicial ha recopilado varios indicios que relacionan al vicepresidente con el escándalo de corrupción. Esto se debe a que sus iniciales aparecen consignadas en documentación que es materia de investigación, o porque su cargo es mencionado con frecuencia.

En entrevista con varios medios, Glas sostuvo que ha desempeñado correctamente su labor y durante los últimos dos años ha sido objeto de “linchamiento mediático”.

La causa judicial en curso está a cargo de la fiscal Diana Salazar, quien según El País posee diferentes pruebas que demuestran la influencia directa que utilizó el vicepresidente de Ecuador. En versión de ese diario, el funcionario también habría hecho uso de sus funciones como ministro coordinador de los Sectores Estratégicos “que incluyen la gestión petrolera y la contratación de grandes obras energéticas”.

Debido a la gravedad de las acusaciones, Salazar decidió acudir al fiscal General de la Nación para que sea él quien resuelva si relaciona o no al funcionario con el caso Odebrecht. De acuerdo a la información que maneja ese medio, una de las pistas que involucran a Glas está relacionada con un audio entre el representante de la constructora extranjera en Ecuador y el tío del vicepresidente, Ricardo Rivera.

Al parecer el familiar de Glas mantuvo continuas conversaciones con el ahora colaborador de la justicia, en las cuales le solicitaba dinero para financiar la campaña política de su sobrino. Vale aclarar que Rivera se encuentra cobijado con prisión domiciliaria luego de que las autoridades hallaron en su poder cerca de 40 mil dólares en efectivo.

Con el propósito de adelantar las diligencias judiciales, la fiscalía General de la Nación elevó el pedido a la Corte Suprema de Justicia, única institución que podría enjuiciar al alto funcionario. Es así que según El Telégrafo, la Asamblea Nacional, integrada en su mayoría por el oficialismo, abrirá un debate para discutir la solicitud en curso. Para que el vicepresidente sea enjuiciado, las dos terceras partes, es decir 92 integrantes, deberán hacer lugar al requerimiento.