Irma ya deja 14 víctimas a su paso, además de cuantiosos daños materiales
Share this on

Irma ya deja 14 víctimas a su paso, además de cuantiosos daños materiales

El ojo del huracán Irma rozó ayer a las Islas Turcas y Caicos después de que rompió en una cadena de islas del Caribe como una de las tormentas más poderosas del Atlántico jamás registradas, matando a 14 personas en su camino a la Florida.

Con vientos de alrededor de 290 km por hora, la tormenta adquirió el tamaño aproximado de Francia, y ha asolado pequeñas islas en el noreste del Caribe en los últimos días, incluyendo Barbuda, San Martín y las Islas Vírgenes, tanto británicas como de los Estados Unidos, arrasando viviendas y hospitales.

Los vientos bajaron el jueves mientras el Irma empapaba las costas septentrionales de la República Dominicana y Haití, pero siguió siendo una tormenta de Categoría 5 extremadamente peligrosa: la más alta en la escala que maneja el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Irma pasó unos 65 kilómetros al sur de las Turcas y Caicos, antes de trasladarse a Cuba y el sur de la Florida como un potente huracán Categoría 4 el domingo, con oleadas e inundaciones que deberían comenzar dentro de las próximas 48 horas.

Las autoridades del Caribe se apresuraron a evacuar decenas de miles de residentes y turistas en el camino de la tormenta. En su estela, las autoridades trataban de comprender la magnitud de la devastación al tiempo que se preparaban para otro huracán de gran envergadura, José, que es actualmente Categoría 3 y llegará el noreste del Caribe el sábado.

Vea después: Dos huracanes más se formaron en el Caribe, alrededor de Irma, que ya deja numerosos destrozos

Era la primera vez que las Islas Turcas y Caicos habían experimentado una tormenta de Categoría 5, según Virginia Clerveaux, directora de Gestión de Desastres y Emergencias. “Estamos esperando inundaciones tanto de precipitaciones como de tormentas, y tal vez no podamos venir a rescatarlos de manera oportuna”, comentó en Facebook.

Los pocos turistas que permanecían en las Islas Turcas y Caicos estaban en hoteles, al igual que algunos lugareños.

En Miami, cientos de personas se alinearon para comprar agua embotellada y los automóviles hacían fila para obtener combustible. La escasez de este en el área de Miami-Fort Lauderdale empeoró el jueves, con ventas de hasta cinco veces lo normal.

Muertes en alza

En las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, cuatro personas murieron, dijo un portavoz del gobierno, mientras que un gran hospital sufrió graves daños por el viento. Un buque de asalto anfibio estadounidense llegó el jueves a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y envió helicópteros para evacuaciones médicas del hospital destruido.

Barbuda, donde murió una persona, se redujo “a escombros”, según el primer ministro Gaston Browne. En el territorio británico de ultramar de Anguila otra persona fue asesinada, mientras que el hospital, el aeropuerto, la electricidad y los servicios telefónicos resultaron dañados, informaron funcionarios del servicio de emergencia.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, dijo que cuatro cuerpos fueron recuperados en la pequeña isla franco-holandesa de San Martín, que fue fuertemente golpeada.

“Es un desastre enorme, el noventa y cinco por ciento de la isla está destruida, estoy en estado de shock”, dijo a Radio Caribbean International Daniel Gibbs, presidente de un consejo local de Saint Martin.

El presidente francés, Emmanuel Macron, habló el jueves con la primera ministra británica, Theresa May, para coordinar una respuesta humanitaria de emergencia.

Tres personas murieron en Puerto Rico y alrededor de dos tercios de la población perdieron la electricidad, dijo el gobernador Ricardo Rosselló después de la tormenta que se extendió por la costa norte del territorio estadounidense. Un surfista también fue muerto en Barbados.

La tormenta pasó justo al norte de la isla de La Española, compartida por la República Dominicana y Haití, causando algunos daños a los tejados, inundaciones y cortes de energía a medida que se acercaba a la parte empobrecida de Haití, particularmente vulnerable a los huracanes y a la lluvia, pero no tocó tierra firme.

Cuba comenzó a evacuar algunos de los 51.000 turistas que visitan la isla, y particularmente a 36.000 personas en los centros turísticos de la pintoresca costa norte. Eso incluyó a todos los turistas canadienses, que el ministro cubano de Turismo, Manuel Marrero, estimó que representaban el 60 por ciento de los visitantes extranjeros en los cayos del país.

Irma es el huracán más fuerte jamás registrado en el Océano Atlántico, y una de las cinco tormentas más fuertes que azotaron la cuenca del Atlántico en 82 años, según el NHC. La actividad de la tormenta viene después de que Harvey cobró cerca de 60 vidas y causó daños estimados en 180 mil millones de dólares en Texas y Luisiana.

Con información de REUTERS