Investigadores cubanos califican presuntos ‘ataques acústicos’ a embajada estadounidense como “Ciencia Ficción”
Share this on

Investigadores cubanos califican presuntos ‘ataques acústicos’ a embajada estadounidense como “Ciencia Ficción”

Funcionarios cubanos que investigan las denuncias estadounidenses de ‘ataques acústicos’ contra diplomáticos en La Habana dijeron que tal cosa era “ciencia ficción”, y acusaron a Washington de “calumniar” al negarse a cooperar plenamente con la investigación.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo la semana pasada que creía que La Habana era responsable de que 24 diplomáticos sufrieran diversos males. Washington expulsó a 15 diplomáticos cubanos y retiró a más de la mitad del personal diplomático estadounidense de La Habana a principios de octubre.

Aunque Cuba ya había denunciado las expulsiones como “injustificadas” y acusó a los Estados Unidos de cooperación insuficiente, tres funcionarios del Ministerio del Interior y un médico, que encabeza la investigación, proporcionaron más detalles en una entrevista en La Habana el domingo.

Cuba había desplegado unos 2.000 funcionarios y expertos en seguridad, desde criminólogos hasta audiólogos y matemáticos, para investigar los incidentes luego de que los conoció en febrero, dijeron los investigadores.

La investigación no ha finalizado, pero hasta ahora no ha podido descubrir ninguna evidencia que corrobore las acusaciones de ataques que Estados Unidos dice que causaron pérdida de audición, mareos, fatiga y problemas cognitivos al personal diplomático mientras se encontraba en la isla.

“Esto es una calumnia de los Estados Unidos”, dijo el Coronel Ramiro Ramírez, responsable de la seguridad de los diplomáticos en Cuba. De la Casa Blanca o del Departamento de Estado de EE. UU. no hubo respuesta inmediata.

Los funcionarios de Washington han planteado la posibilidad de que se estuvieran usando armas sónicas para dañar a los diplomáticos, según los informes de los medios de comunicación de EE. UU. Sin embargo, los investigadores cubanos negaron que tales armas pudieran haber sido utilizadas por terceros sin afectar la salud de otras personas fuera de las instalaciones ni llamar la atención de algún modo.

“Desde un punto de vista técnico, ese argumento es insostenible”, dijo el teniente coronel José Alazo, un experto en la unidad de investigación criminal del Ministerio del Interior.

“Es imposible. Estamos hablando de ciencia ficción”

Difícil de explicar

Los investigadores dijeron que Estados Unidos había suministrado 14 grabaciones del sonido que dice que las víctimas escucharon durante los ‘ataques acústicos’. Sin embargo, concluyeron que estos no contenían nada que pudiera dañar la salud humana. Los ruidos incluían los sonidos suburbanos habituales, como el tráfico, pasos y voces.

También se caracterizaron por un pico de desviación de 7 kilohercios (kHz) en la banda de frecuencia de 3 kHz, similar a la canción de un grillo.

Un sonido audible necesitaría ser muy fuerte, más de 80 decibeles —similar al motor de un avión– para tener un impacto en la salud, dijeron. Sin embargo, solo las víctimas escucharon el ruido; ni sus familias, que viven en las mismas casas, ni sus vecinos las oyeron.

“Entrevistamos a más de 300 personas en el vecindario, también evaluamos más de 30 médicamente, y nadie escuchó estas cosas”, dijo Alazo.

Incluso si el informe de los diplomáticos de EE. UU. fuera engañoso, y la fuente de los ataques acústicos fuera infrarroja o ultrasónica —y por lo tanto inaudible para los oídos humanos–, sería difícil explicar cómo podría pasar desapercibido, dijeron los investigadores cubanos.

“Necesitarías una fuente que se pudiera ver desde un satélite, sería enorme”, dijo el otorrinolaringólogo Manuel Villar.

Finalmente, solo dos o tres de las presuntas víctimas tenían problemas de audición, de acuerdo con la información de EE. UU., mientras que cualquier tipo de ataque sónico los afectaría a todos, agregó Villar.

“Mafia anti-cubana”

Estados Unidos no ha acusado formalmente a Cuba de llevar a cabo ataques, pero los comentarios de Trump dañaron aún más las relaciones entre los viejos enemigos de la Guerra Fría, que se han deteriorado rápidamente desde que él asumió el cargo.

Canadá dijo que varios diplomáticos canadienses habían reportado síntomas similares a los estadounidenses, pero no ha tomado ninguna medida contra Cuba y por el contrario ha dicho que había recibido cooperación con la investigación.

“Hay una mafia anticubana en Miami y somos víctimas de su trabajo sucio que involucra a personas muy cercanas a los círculos gobernantes de Estados Unidos”, aseveró Ramírez.

Los cubano-americanos anticastristas como el senador republicano Marco Rubio de Florida han guiado la política de Trump hacia Cuba, incluida una reversión parcial de la histórica distensión forjada por el demócrata Barack Obama.

Washington insiste en que la reducción de personal en su embajada fue motivada por la preocupación por la salud de sus diplomáticos.

Los investigadores dijeron que las acciones de los Estados Unidos no se correspondían con sus acusaciones. Más de 200 amigos y familiares de diplomáticos estadounidenses radicados en La Habana solicitaron visas para visitarlos entre febrero y julio, a pesar de los presuntos ataques.

El hecho de que la información proporcionada por los Estados Unidos fuera tardía fue un obstáculo importante para resolver el misterio, dijeron los investigadores.

Hasta el momento, Washington solo había informado oficialmente de 14 presuntos ‘ataques acústicos’, en comparación con los 24 casos que habían anunciado a los medios de comunicación, dijeron.

“Será imposible resolver esta investigación sin más cooperación”, concluyó Ramírez.

Con información de REUTERS