Venezuela estaría produciendo petróleo de cada vez más baja calidad
Share this on

Venezuela estaría produciendo petróleo de cada vez más baja calidad

La petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, entrega crudo de calidad cada vez más mala a las refinerías más importantes en Estados Unidos, India y China, causando quejas reiteradas, pedidos cancelados y demandas de descuentos, según documentos internos de la empresa y entrevistas con una docena de ejecutivos, trabajadores, comerciantes e inspectores.

Las disputas involucran cargamentos con altos niveles de agua, sal o metales que pueden causar problemas a las refinerías, según fuentes y documentos comerciales internos vistos por la agencia Reuters.

Los problemas de calidad se derivan de la escasez de productos químicos y equipos para tratar y almacenar adecuadamente el petróleo, lo que resulta en paradas y ralentizaciones en las instalaciones de producción de PDVSA, junto con el transporte apresurado para evitar entregas tardías, dijeron las fuentes.

La refinadora de EE. UU. Phillips 66 canceló al menos ocho cargas de crudo debido a la mala calidad del petróleo en el primer semestre del año, demandando descuentos en otras entregas, de acuerdo con los documentos de la compañía y los testimonios de los empleados de ambas firmas. Los envíos cancelados —que ascienden a 4,4 millones de barriles de petróleo– tenían un valor de mercado de casi USD 200 millones.

Otro comprador clave del crudo venezolano, la India Reliance Industries Ltd., operador de la refinería más grande del mundo, se ha quejado repetidamente de la calidad del petróleo, de acuerdo con un empleado de PDVSA citado por Reuters. La empresa estatal China National Petroleum Corp. (CNPC) también se quejó a principios de este año sobre los excesivos niveles de agua en las cargas petroleras, dijo un exempleado de la estatal venezolana.

El deterioro del crudo de PDVSA es el último síntoma del mal estado de la infraestructura de producción de la empresa, y amenaza con acelerar una crisis de efectivo ya severa en un momento en que Venezuela está buscando pagar unos 3.400 millones de dólares a los poseedores de bonos en las próximas semanas.

El Ministerio del Petróleo de Venezuela y PDVSA no respondieron a las solicitudes de comentarios. Un funcionario de PetroChina Co, filial cotizada de CNPC, dijo que no tenía conocimiento de quejas sobre el petróleo de Venezuela. Un portavoz de CNPC también dijo que no tenía conocimiento del problema. Phillips 66 se negó a comentar, y reliance no respondió a las solicitudes de comentarios.

Uno de los empleados de PDVSA dijo que la calidad comenzó a disminuir hace aproximadamente dos años, y el deterioro se aceleró recientemente. “Estamos rehabilitando puntos de inyección químicos, recuperando bombas y tanques de almacenamiento”, dijo el trabajador a Reuters. “Pero sin productos químicos, no podemos hacer nada”, lamentó.

Aceite y agua

La producción de crudo de Venezuela ya se ha desplomado a su nivel más bajo en casi tres décadas debido a la delincuencia en los campos petroleros, la falta de inversión, la mala administración y un cuarto año consecutivo de contracción económica.

La petrolera también enfrenta sanciones impuestas por el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que han causado que muchos bancos se nieguen a extender créditos necesarios para completar algunas ventas y compras de petróleo, lo que lleva a suspensiones y disputas contractuales.

La magnitud y severidad de los problemas de calidad del petróleo no están claros, aunque fuentes de la industria reportaron problemas en las principales regiones productoras de petróleo, incluyendo el estado occidental de Zulia y la Faja del Orinoco en el sureste.

PDVSA ha detenido la producción en algunas instalaciones de producción de Zulia porque no tiene suficientes tanques de almacenamiento y químicos para procesar el crudo que se bombea, de acuerdo con dos trabajadores con conocimiento de la operación. “Esto se está convirtiendo en un gran problema. Estamos tratando de aumentar la producción, pero ahora están diciendo ‘Tienes que dejar de bombear porque no puedo manejarlo'”, dijo un empleado venezolano, y agregó que los químicos eran escasos y muchos tanques de almacenamiento estaban llenos.

Para agravar el problema, un número creciente de trabajadores de mantenimiento de PDVSA han huido del país en medio de la escasez de alimentos, la inflación disparada y hasta los violentos enfrentamientos entre manifestantes políticos y el gobierno socialista de la nación.

Venezuela es una fuente clave de suministros de crudo pesado para exportación hacia los Estados Unidos, China, India y Europa. Pero en un mundo inundado de petróleo barato, los clientes en esas regiones pueden encontrar fácilmente crudo en otros lugares. “Hay muchos inventarios de crudo disponibles en el mercado, y pueden cambiar a otros proveedores”, dijo a Reuters un comprador de petróleo venezolano.

Lo más preocupante para PDVSA es que los problemas de calidad están reduciendo su capacidad de vender petróleo en efectivo; la empresa ya entrega alrededor del 40 por ciento de su petróleo a firmas chinas y rusas como parte del pago de más de 50 mil millones de dólares en préstamos recibidos de parte de esas naciones.

Mala calidad y malas condiciones

Tanto Reliance como Phillips 66 están entre los mayores clientes de pago de efectivo de la petrolera venezolana. La refinadora estadounidense ha exigido descuentos debido al alto contenido de sal en la mezcla pesada que se le envió desde sus instalaciones del Cinturón del Orinoco este año, de acuerdo con documentos internos de PDVSA vistos por Reuters, aunque no quedó claro si la petrolera otorgó esos descuentos.

Los documentos de PDVSA detallan su lucha para cumplir con las cuotas de suministro de crudo desalado a Phillips 66 debido a la baja producción en su refinería de Puerto La Cruz, la instalación encargada de desalar el crudo para las exportaciones.

La petrolera dijo esta semana en la televisión estatal que había recibido dos nuevas unidades de desalación para Puerto la Cruz, con una capacidad conjunta de 80,000 barriles por día. La empresa no detalla cuándo estarán operativos.

El alto contenido de sal puede conducir a la corrosión en torres de destilación y otros equipos de refinación, por lo que muchos clientes rechazan las cargas con alto contenido de sal en lugar de aceptarlas con un descuento.

India’s Reliance se ha quejado del alto contenido de agua y sedimentos en su crudo de hasta un 5 por ciento en los últimos meses, cuando el contrato de suministro entre las dos firmas dice que debería limitarse a menos del 2 por ciento. “Los ejecutivos de Reliance a cargo del contrato de suministro están enojados”, dijo una de las fuentes. “Se han quejado varias veces, y el problema no se ha resuelto”, agregó.

Los trabajadores petroleros en Venezuela describen varias capas de problemas que están perjudicando la calidad del crudo. El mantenimiento diferido, la escasez de piezas de repuesto y el robo de equipos han cerrado algunos tanques de almacenamiento donde el crudo se separa del agua que necesita ser removida.

La empresa también apresuró las entregas, antes de que el crudo se procese adecuadamente y se eliminen el agua y los sedimentos, porque la empresa está retrasada en las entregas prometidas a los clientes, según dos fuentes.

PDVSA también se quedó sin efectivo para importar los productos químicos que necesita para procesar crudo. En un caso, los empleados de la firma fueron atrapados en un plan para robar dinero que habían afirmado falsamente que se usaba para comprar productos químicos. Las autoridades arrestaron recientemente a cuatro empleados de PDVSA en el estado de Zulia por “enriquecimiento ilícito debido a compras fantasmas de productos químicos”, según el informe.

Con información de REUTERS