¿Por qué es importante garantizar el secreto profesional en casos de aborto? Ecuador tiene la respuesta
Share this on

¿Por qué es importante garantizar el secreto profesional en casos de aborto? Ecuador tiene la respuesta

El ministerio de Salud Pública (MSP) de Ecuador anunció que garantizará el derecho al secreto profesional de los médicos al atender casos de aborto. No obstante los médicos tendrán la obligación de alertar a las autoridades del país, en el caso de que se encuentren frente a un posible cuadro de violencia sexual.

La idea de la institución pública es que los profesionales de la salud puedan garantizar la atención médica y mantener bajo reserva la identidad de las mujeres que llegan a los centros médicos con un aborto en curso o buscando atención posterior a este.

Sin embargo, tras la aprobación del memorándum oficial algunos sectores entendieron que Ecuador le daba vía libre al aborto.

Debido a esto, la ministra de Salud, Verónica Espinosa, se vio obligada a aclarar los alcances de la sanción.  A través de un comunicado oficial, la funcionaria hizo enfásis en que “la atención en salud es un derecho para todos, infractores y no infractores”. Según la misiva, es importante que las mujeres acudan a los centros médicos los casos señalados sin el temor de ser sancionadas penalmente, ya que para la entidad debe prevalecer la vida de la mujer.

Espinosa marcó así una diferencia entre practicar un aborto —que en ese país solo está permitido en dos casos particulares– y garantizar la atención médica a las mujeres sin importar que se hayan practicado uno ilegalmente o lo estén padeciendo de manera espontánea.

La ley ecuatoriana contempla el aborto solo cuando la vida de la mujer se encuentra en peligro o cuando tiene problemas mentales y por su condición de vulnerabilidad es víctima de violación.

En publicación de El Telégrafo “de las 47 mil muertes por aborto en el mundo, el 86 por ciento ocurre en países en vías de desarrollo”. Ese diario asegura que la mayoría de los casos responde a la práctica del aborto de manera clandestina, situación que fue descrita en un estudio publicado en la revista Pragmatic and Observational Reseach.

El informe en cuestión aseguró que durante los últimos diez años, en Ecuador se registraron 431.614 abortos. En consecuencia, un promedio de 114 de cada mil mujeres presentaron pérdidas de manera espontánea o por justificación médica y, de estas, 189 perdieron la vida. Las provincias en las que se registró la mayoría de los casos fueron: Pastaza, Pichincha, Guayas, Galápagos, Esmeraldas.

Pese a las declaraciones públicas que realizó el MSP hay sectores religiosos que opinan que de cierta manera, las máximas autoridades de Ecuador le dieron el aval al aborto sin importar bajo qué condición se registra. En diálogo con el diario El Tiempo, el ginecólogo y docente de la universidad de Cuenca, Bernardo Vega, sostuvo que la medida beneficiará al sector de la salud, más aún si se tiene en cuenta que en varias oportunidades los profesionales se vieron obligados a revelar información confidencial ante el temor de ser sancionados penalmente.

“Esta normativa de persecución incitó que las mujeres en proceso de aborto desconfíen del sistema de salud y corran el riesgo de morir desangradas en sus casas”

Ese informativo reseñó que el Código Integral Penal de Ecuador establece una pena de seis meses a dos años de prisión para las mujeres que opten por el aborto. En cuanto a los responsables de ejecutar esa práctica recibirán una condena que oscila entre uno y tres años de prisión.