EE. UU. expulsará dos tercios del personal diplomático de la embajada de Cuba
Share this on

EE. UU. expulsará dos tercios del personal diplomático de la embajada de Cuba

El gobierno de Trump ordenará que casi dos tercios del personal diplomático de Cuba abandone los Estados Unidos después de meses de misteriosos “ataques acústicos” que han la salud del personal de la embajada estadounidense en La Habana.

Así lo estableció la agencia Reuters, siguiendo una fuente del congreso y una persona familiarizada con el plan. Se espera que el Departamento de Estado de los Estados Unidos anuncie la expulsión este martes, dijeron el lunes esas fuentes.

La decisión surge después del anuncio del viernes según el cual Estados Unidos estaba recortando su presencia diplomática en Cuba en más de la mitad, ya que advirtió a los ciudadanos estadounidenses no visitar la isla debido a los incidentes inexplicados que han causado pérdida de audición, mareos y fatiga en el personal de la embajada de los Estados Unidos.

La administración del presidente Donald Trump marca un nuevo golpe a la política de acercamiento entre Washington y La Habana, antiguos enemigos de la Guerra Fría, impulsada por su predecesor, Barack Obama .

El Departamento de Estado se negó a comentar el presunto plan de expulsión, excepto para decir que el Secretario de Estado Rex Tillerson “continúa evaluando los pasos que el Departamento pueda tomar para asegurar que el gobierno cubano se apropie de su responsabilidad de proteger a los diplomáticos”.

Varios legisladores republicanos cubanoamericanos, entre ellos el senador estadounidense Marco Rubio y la representante Ileana Ros-Lehtinen, instaron a que los diplomáticos cubanos fueran expulsados ​​en represalia por el fracaso del gobierno cubano en su intención de llegar al fondo de los ataques.

21 diplomáticos estadounidenses afectados

El Departamento de Estado anunció el viernes que además de atraer personal en La Habana al personal esencial, la embajada estaba deteniendo las operaciones regulares de visa para los cubanos que buscan visitar los Estados Unidos, y sólo ofrecería servicios de emergencia a ciudadanos estadounidenses.

Al menos 21 empleados de la embajada estadounidense en Cuba se han lesionado y reportaron síntomas como pérdida auditiva, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir, detalló el viernes el Departamento de Estado.

La canciller de Cuba, Josefina Vidal, dijo la semana pasada que la decisión de Estados Unidos de reducir el personal en su embajada en La Habana fue precipitada y afectará las relaciones bilaterales.

Cuba, los Estados Unidos y Canadá han investigado los ataques, pero la investigación no ha dado ninguna respuesta sobre cómo se llevaron a cabo o quién fue responsable de ellos. El gobierno castrista ha negado participación en los ataques. El Departamento de Estado no ha culpado a La Habana por ellos, pero pidió a dos diplomáticos cubanos que dejen Washington a más tardar en mayo.

El extraño caso ha elevado las tensiones entre Estados Unidos y Cuba desde que Trump asumió el poder. El presidente estadounidense, que en junio prometió revertir parcialmente la distensión con Cuba acordada por su predecesor demócrata Obama, calificó al gobierno cubano de “corrupto y desestabilizador” en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas el mes pasado.

Dijo que no levantaría el embargo comercial estadounidense en la isla caribeña hasta que hiciera “reformas fundamentales”. Cuba describió sus comentarios como “inaceptables intromisiones”.

Con información de REUTERS