ELN habría violado cese al fuego asesinando a un líder indígena
Share this on

ELN habría violado cese al fuego asesinando a un líder indígena

El Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN) admitió haber asesinado a un líder indígena la semana pasada, generando rechazo por parte del Gobierno y de diferentes sectores que pedían interrumpir el alto al fuego y las negociaciones que buscan para poner fin al conflicto con de casi medio siglo con la segunda guerrilla del país.

Ambas partes recién iniciaron su primer cese bilateral de hostilidades a comienzos de este mes, como parte de las conversaciones de paz que tienen lugar en Ecuador. El cese al fuego está pactado al menos hasta el 9 de enero con posibilidad de extenderse, pero ahora está en duda su continuidad.

El ELN dijo en un comunicado difundido el domingo por la noche que una de sus unidades le disparó a Aulio Isarama luego de detenerlo para interrogarlo sobre su supuesta relación con la inteligencia militar en el departamento de Chocó.

El líder indígena se negó a caminar hasta el lugar donde la unidad planeaba interrogarlo, dice la declaración, y se precipitó sobre uno de los rebeldes “con resultados trágicos”.

“En ningún momento se había dado una orden o autorización para atacar la integridad física del líder Aulio Isarama. El único propósito de la unidad guerrillera que lo detuvo fue investigar”, dijo el comunicado.

El grupo rebelde agregó que estaba comprometido a decir la verdad sobre el incidente y reconocer su error. “Reiteramos a Colombia nuestro compromiso y cumplimiento con el cese al fuego bilateral temporal y lo mantendremos hasta que termine”, dijo el grupo rebelde.

La comisión de paz del gobierno, que lidera las conversaciones con los rebeldes, emitió una declaración condenando el asesinato. Asimismo, manifestó que espera que el grupo permita que la investigación sobre la muerte de Isarama proceda rápidamente y que los responsables sean llevados ante la justicia.

Los eventos serán revisados ​​en relación con la continuación del alto el fuego, agregó la declaración de la comisión de paz. “Ningún evento en sí mismo causará la ruptura del alto el fuego de manera unilateral y automática. Los equipos de negociación evaluarán toda la información objetiva que reciban para tomar decisiones con respecto al alto al fuego”, declararon.

Los rebeldes tendrán que tomar medidas para garantizar que incidentes como la muerte de Isarama no vuelvan a ocurrir, agregó la comisión de paz.

El ELN, fundado en 1964, se había comprometido a suspender la toma de rehenes, los ataques a carreteras y las instalaciones petroleras, el uso de minas terrestres y el reclutamiento de menores durante el alto el fuego. A su vez, el gobierno acordó mejorar la protección para los líderes de la comunidad y las condiciones para unos 450 guerrilleros encarcelados.

Con información de REUTERS